domingo, mayo 11, 2008

VIDA EXTRATERRESTRE

¿Recuerda usted el último programa de televisión que vio en el que se trató el tema de la vida extraterrestre? En caso afirmativo, ¿quiénes eran los presuntos expertos en el tema? Por otro lado, ¿recuerda algún programa de radio o televisión en el que se haya invitado a alguno de los científicos mexicanos que se dedican a buscar vida extraterrestre?

Como la televisión y la radio son medios en los que se privilegia a los charlatanes y se premia el sensacionalismo y la credulidad, no se suelen invitar científicos sino ufólogos. En muchas ocasiones los responsables de esos programas han afirmado que no tienen la obligación de educar al público, algo que es cierto (¿quién podría o querría ser educado por Adal Ramones?), pero tampoco tendrían por qué hacer lo contrario, es decir, desinformar.

Ya en dos entradas anteriores escribí sobre la astrobiología: Sed de maravillas y Astrobiología vs Ufología.

La astrobiología es la ciencia que estudia el origen, evolución y distribución de la vida en el Universo; y en nuestro país hay quienes se dedican a esta ciencia, ellos se agrupan en la Sociedad Mexicana de Astrobiología (SOMA).

El pasado martes seis de mayo se llevó a cabo, en la Facultad de Ciencias de la UNAM, una mesa redonda acerca de la vida extraterrestre. La reunión fue organizada por jóvenes estudiantes que forman parte de SOMA, y es una prueba de que el tema puede ser tratado seria e inteligentemente. Las fotografías de esta entrada fueron tomadas por Ángel Zuare (autor de la novela de ciencia ficción Retorno), a quien agradezco que nos las comparta.


Los participantes fueron Miguel Ángel Fernández Delgado, escritor, historiador y experto en ciencia ficción; Jorge Armando Romo, estudiante de la carrera de biología en la Facultad de Ciencias de la UNAM, representante de los estudiantes ante la mesa directiva de SOMA, divulgador de la ciencia y escéptico; Sergio de Régules, físico y divulgador de la ciencia; y Miguel Alcubierre, físico (quien encontró cuál podría ser el sistema de propulsión del Enterprise, se puede encontrar información al respecto por acá). Moderó la física Antígona Segura Peralta.

De izquierda a derecha: Sergio de Régules, Jorge Armando Romo, Miguel Ángel Fernández y Miguel Alcubierre

El escritor de ciencia ficción y dibujante de cómics Bernardo Fernández (mejor conocido como Bef) fue invitado a participar en la mesa, sin embrago, le fue imposible asistir. Antígona Segura comenzó la reunión dando lectura al texto que Bef envió: El extraterrestre en el espejo. Bef se refirió a lo escasa que resulta la imaginación humana a la hora de imaginar la morfología extraterrestre. El escritor considera que la ciencia ficción refleja estas limitaciones de la imaginación. Para Bef, si en algún momento llegamos a encontrarnos con seres extraterrestres, nos asombraremos ante sus extrañas formas, ya que nada tendrán que ver con las formas de vida que conocemos; de ahí que también muestre desconfianza ante los extraterrestres de la ufología.

A continuación tomó la palabra Miguel Ángel Fernández, quien se mostró en desacuerdo con las ideas de Bef. Miguel Ángel afirma que en realidad los seres humanos sí hemos podido imaginar formas de vida completamente diferentes a las que existen en nuestro planeta, bueno, en realidad las han podido imaginar algunos escritores y científicos. ¿Qué resultados podrían obtenerse de la relación entre arte y ciencia, entre ciencia ficción y astrobiología? Miguel Ángel expuso su respuesta al respecto. El historiador definió la ciencia ficción como la rama del arte fantástico que especula sobre las posibles reacciones humanas frente al desarrollo científico y tecnológico. Luego delimitó lo que realmente pretenden los escritores de ciencia ficción. La columna vertebral de su charla fueron los proyectos que ha habido entre escritores de ciencia ficción y científicos interesados en la vida extraterrestre (más información al final de esta entrada).



Continuó Jorge Armando Romo, quien con un excelente sentido del humor explicó las razones por las que debemos ser escépticos ante los testimonios de aquellos que aseguran haber tenido contacto con seres de otros mundos, ser escéptico significa –aclararlo nunca está de más- estar abierto a nuevas ideas y rechazarlas o aceptarlas después de cuestionarlas y analizarlas. También habló acerca de la ciencia ficción como un medio para realizar una crítica a la sociedad, y de los extraterrestres de ese género literario como un reflejo de nosotros mismos. De encontrar extraterrestres inteligentes ¿podríamos entendernos con ellos? Fue la pregunta que planteó al final de su plática. Algunos consideran que no, pues esos seres de otros mundos tendrían un camino evolutivo y un desarrollo de la inteligencia completamente distintos a los nuestros. “Contacto” de Carl Sagan es un ejemplo de novela de ciencia ficción en la que seres humanos y extraterrestres son capaces de entenderse, y “La voz de su amo” de Stanislaw Lem es un ejemplo de la imposibilidad de dicha comprensión.


“Mejora tus extraterrestres o no me vengas con maussanadas” fue el título que Sergio de Régules dio a su participación. Él, al igual que los dos primeros participantes, habló sobre la morfología extraterrestre. Para Sergio los extraterrestres “grises” son un fraude, pues considera que los extraterrestres, de existir, no serían ni remotamente parecidos a nosotros. Para crear un extraterrestre creíble se debe pensar en aspectos físicos, químicos y biológicos. Algunos de sus consejos para la construcción de extraterrestres fueron: tomar en cuenta las formas de vida que hay en la Tierra y que nos resultan extrañas o exóticas y tomar en cuenta lo que se sabe actualmente acerca de la vida; en resumen: informarnos antes de dejar volar la imaginación. Al final especuló sobre un cierto tipo de vida extraterrestre completamente diferente a la que hay en nuestro planeta.

Cerró Miguel Alcubierre, aunque al inició tuvo algunos problemas con la computadora, finalmente éstos pudieron resolverse (mientras se resolvían Antígona Segura explicó algunas cosas acerca de lo que hacen los astrobiólogos). Miguel comenzó su charla explicando la famosa “ecuación de Drake”, una ecuación con la que se trata de hacer un cálculo del número de civilizaciones extraterrestres que pueden existir en nuestra galaxia. Miguel considera que los diferentes resultados que se obtienen con esta ecuación son muy optimistas. El físico entonces se refirió a la paradoja de Fermi: si hay tantas civilizaciones extraterrestres y muchas de ellas son más antiguas que la nuestra, ¿dónde están?, ¿por qué no han llegado a la Tierra? Expuso varias posibles respuestas (los viajes interestelares son imposibles o muy difíciles e imprácticos; los extraterrestres sí exploran la galaxia, pero aún no han llegado aquí; los extraterrestres listos se quedan en casa; ya están aquí, pero no se dejan ver, o por lo menos no fácilmente; las civilizaciones se extinguen antes de lograr explorar la galaxia) al tiempo que las iba refutando. Miguel concluye que posiblemente la vida inteligente no sea tan abundante en la galaxia como suelen pensar algunos de sus colegas; eso sí, el científico aclara que desea estar equivocado.



Vinieron entonces las preguntas y comentarios del público asistente.

Al parecer todas las ponencias serán subidas a la página de la Sociedad Mexicana de Astrobiología, por el momento ya es posible encontrar dos de ellas: la de Bef, y la de Miguel Ángel Fernández.

1 comentario:

Tavoman dijo...

Muchisimas gracias por el post, me enteré de la conferencia pero no pude ir.

Precisamente hace unas semanas la página de el evento TED pusó una platica del Profesor Stephen Hawkins donde dió su opinion acerca de la posibilidad de vida extraterreste, precisamente comentó que si existiera alguna civilización avanzada en nuestro alrederor mas inmediato (100 años luz)ya la abriamos detectado;

Concuerdo con Sergio de Regules, recuerdo infinidad de comics independientes mexicanos que caen en ese horrendo recurso del gray.

Maldita sea la hora que los Hill inventaron semejante tonteria, sin saberlo terminaron mutilando las posibilidades de la imaginación fílmica; es tan divertido imaginarse y dibujar (o al menos tratar)una criatura que evolucionó en un medio ambiente tan distinto y lo que terminamos viendo son cabezones grises, casi extraño los tiempos de la bestia de Flatwoods o de Mothman, al menos esos eran más pintorescos.