viernes, abril 07, 2006

Ufología y ciencia ficción
(Tercera y última parte)
Por: Gabriel Benítez



Embriones terrestres y extraterrstres en botellas / Clonación

Algunos de los “testigos” de los encuentros con extraterrestres han mencionado ver laboratorios o lugares donde los alienígenas almacenan una gran cantidad de embriones en frascos. Pequeños seres cabezoncitos flotan fetalmente en alguna sustancia contenida por una especie de botella transparente conectada a largos tubos.

Esta es una de las imágenes más potentes en la ciencia ficción desde la aparición de A BRAVE NEW WORLD (MUNDO FELIZ, 1932) de Aldous Huxley donde la sociedad era “fabricada” genéticamente en tanques y úteros artificiales. Actualmente la novela sigue impactando a los lectores y las ediciones de este libro siempre se encuentran en librerías.
En el libro ELLOS de Salvador Freixedo, un “testigo” describe uno de estos salones donde se reproducen los grises, dentro de una central militar. Se podrían citar cientos de novelas y relatos conteniendo esta imagen arquetípica del útero materno, pero nos contentaremos con citar sólo una de las escenas de la película ALIEN 4 donde Ripley encuentra sus clones flotando en un extraño liquido.

Otra de las cuestiones que siempre se baraja es la extraña similitud entre los grises. Esta similitud ya no se explica como una simple confusión por la poca costumbre de estar frente a ellos (digo, la primera vez que alguien ve un montón de gorilas por poco tiempo de seguro que todos le parecerían iguales), sino que se ha preferido explicar como de origen clónico: Todos los grises son clonaciones porque están imposibilitados para reproducirse.


Rayos de energia, rayos de la muerte y desintegradores

Estos son otros de los elementos más manejados en la ciencia ficción, inclusive en la actual. No hay héroe del espacio sin su pistola de rayos o su desintegrador. La tripulación del Enterprise le debe muchas a su certero pheiser que tanto puede matar como paralizar.

Del rayo de la muerte se dijo mucho y se escribió mucho en la ciencia ficción llegando a provocar la carcajada de muchos científicos serios...hasta que se logra el láser en los 60. Después de esto, el “rayo de la muerte” dejo de ser tan risible para convertirse en algo respetable. En Hollywood ya lo era desde antes. Enfrentarse a las armas de rayos de los extraterrestes como ocurrió en LA TIERRA CONTRA LOS PLATILLOS VOLANTES (la película en la que se inspiraron para ID4) o en la GUERRA DE LOS MUNDOS era verdaderamente terrorífico. El cine de ciencia ficción nunca ha abandonado estas armas y su imagen ha logrado también clavarse en la mente de la gente. No es extraño entonces ver como los secuestrados se han visto indefensos frente a pequeños tubos que lanzan rayos paralizantes, o elevados del suelo por un tremendo rayo tractor como le ocurrió a Travis Walton en 1975 en Arizona, cuando fue secuestrado.


¿Conclusiones?

Existen muchos elementos mas que podrían analizarse, como lo son la adquisición de poderes PSI de algunos de los secuestrados (incapaces de comprobarse, por cierto) que apuntan hacia el mítico regalo o poder obtenido en los mitos de hadas o por secuestros de hombres de ultratumba. En el relato MACARIO de Bruno Traven, el encuentro de un hombre con la muerte le da el poder de curar cualquier enfermedad usando sólo una gota de agua de un guaje. Este relato es de origen alemán en realidad, traspasado a México, se llama EL AHIJADO DE LA MUERTE.

¿A que nos lleva todo esto?

¿Es entonces el fenómeno ovni sólo un conjunto de patrañas y mentiras? ¿Y las fotografías y los videos de esas maquinas son sólo fraudes muy bien montados? Es indudable que el fenómeno existe. No podemos reírnos de todas las personas que dicen haber experimentado un encuentro poco agradable con estos seres. Por supuesto que hay fraudes -y muchos en este campo-, pero siempre queda ese pequeño elemento extraño e inexplicable que no nos deja dormir, que nos indica que algo mas hay por ahí.

Tal vez esto indique que la fenomenología ovni se mueve más por el campo de la psicología que por él de la hipótesis extraterrestre. Sin embargo las mismas hipótesis que se barajan bajo la idea psicológica parecen desprenderse de la misma ciencia ficción:

Creaciones arquetípicas del inconsciente colectivo de la humanidad. Telehipnosis ideo-plástica. Los ovnis como pensamientos solidificados o ideoformas. Pseudo-objetos proyectados. Formación ectoplasmica.

Algunas de estas hipótesis se refuerzan también con la fenomenología de las apariciones milagrosas, cuyas pautas son también muy interesantes. Tal vez es el mismo fenómeno visto desde diferentes ángulos. Las personas con una gran fe religiosa tal vez lo “decodifiquen” bajo la premisa de la religión, mientras que la gente con menos contacto o fervor religioso lo “decodifiquen” bajo la premisa del mito actual o popular en boga, como la literatura de ciencia ficción, las películas o los programas de T.V.

Muy bien, sin embargo la duda continua ahí:

¿Es este fenómeno una creación directa de la psique humana o puede haber una inteligencia detrás de todo ello, como sugiere Salvador Freixeido, que aprovecha las herramientas de nuestro inconsciente para su provecho?

Esta ultima idea tampoco es nueva en la ciencia ficción. De hecho no era extraño ver llegar humanos a planetas tecnológicamente más atrasados, viajar en el tiempo, etc. y hacerse pasar por dioses de las estrellas, avatares, ángeles o demás criaturas divinas.

Un Yanqui logra hacer que la gente del medievo crea que tiene poderes mágicos en la novela de Mark Twain UN YANQUIE EN LA CORTE DEL REY ARTURO después de una accidental transmigración hacia el pasado. Seres humanos se hacen pasar por deidades frente a sus congéneres en EL SEÑOR DE LA LUZ de Roger Zelazny, ya que estos conocen y utilizan la tecnología que los demás han olvidado. Algo similar se baraja en QUE DIFÍCIL ES SER DIOS de Arkadi y Boris Strugasky.

Y existen más ejemplos... Puede que la respuesta esté ya a la vuelta de la esquina.


ANEXO. RAYMOND A. PALMER Y EL CASO SHAVER

La ciencia ficción tiene mucho que ver con el fenómeno ovni, mucho más que sólo comparaciones jungianas. De hecho, gran parte del fenómeno nació con la ciencia ficción y mucho de esto es gracias a Raymond A. Plamer.

Palmer, nacido en 1910, fue aficionado y devoto de la ciencia ficción desde su juventud, fue editor de Amazing Stories de 1938 a 1949. Tenia un gran instinto de lo sensacional, instinto tabloide dirán algunos, lo que ayudo a que la revista elevara la circulación convirtiéndola en la más importante.

Sin embargo este gusto por lo sensacional lo manejó a gustos extremos.

El caso más sonado es el caso Shaver que provocó en Palmer una verdadera pasión por los enigmas, llevándolo a desviarse de la ciencia ficción y abrir otras revistas dedicadas sólo a los platillos volantes o al ocultismo.

De hecho fue Palmer el que colaboró con Kenneth Arnold* en la redacción del primer volumen definitivo sobre los ovnis LA LLEGADA DE LOS PLATILLOS y para promocionarlo comenzó a publicar muchos relatos semificticios en su revista Other Worls como el titulado YO VIAJE EN UN PLATILLO VOLADOR firmado por un tal capitán A.V.G.

El Misterio Shaver

El misterio Shaver o Fraude Shaver se inicio antes de acabar la guerra con Japón. Dio inicio en septiembre de 1943 cuando Palmer entonces director de Amazing recibió una carta de un tal Richard Sharpe Shaver, donde se exponía la clave de un antiguo alfabeto que según él constituía la lengua madre de todos los idiomas: el mantong. Palmer publicó la carta en un numero de Amazing de 1944 y el público la acogió con entusiasmo.

De ahí en adelante Palmer y Shaver se escribieron mucho. Palmer le invitó a participar con la revista y recibió una novela corta titulada AVISO AL HOMBRE DEL FUTURO.

Howard Brown, editor gerente de Amazing leyó el manuscrito y lo calificó de chiflado, cosa que a Palmer no le interesó.

Publicó la obra en el numero de marzo de 1945. AVISO AL HOMBRE DEL FUTURO (cuyo titulo fue cambiado por Palmer a YO RECUERDO LEMURIA ) se desarrolla mucho antes del diluvio Universal, en la primera gran civilización terrestre, a la que Shaver denomina Atlántida. La historia es narrada por un tal Mutan Mion, el ultimo terrestre en abandonar el planeta cuando los titanes emigraron. La acción presenta una batalla entre dos contendientes, un titán diabólico llamado Zeit y una diosa benévola llamada Vanue.

En sus obras Shaver afirmó que, hace muchos siglos, la Tierra estuvo habitada por varias razas, entre ellos dos de superseres, los titanes y los atlantes. Ambas eran inmortales y poseían civilizaciones fabulosas. Sin embargo descubrieron que el sol emitía una radiación dañina. Para protegerse construyeron inmensas cavernas para establecer ahí sus ciudades. De cualquier forma fueron afectados y comenzaron a envejecer y a morir. No les quedo otra que abandonar la Tierra, junto con su avanzada cultura. Sin embargo la raza inferior de los humanos logro penetrar a los túneles y descubrió las maquinarias. La manipularon y fueron convertidos por la radiación ,muchos de ellos en perversos degenerados que Shaver denominó “deros” (detrimental robot, Robots perjudiciales). Los deros utilizaban las maquinas para emitir más rayos e influir en los pensamientos de quienes vivían en la superficie. También existía otra raza, los “teros” de buenos propósitos pero menos impactantes. Shaver sostenía que los deros existían en realidad y aún seguían actuando bajo la superficie, causando ellos todas las intenciones perversas del mundo. Ellos son los que han creado leyendas tales como los duendes, hados, diablos y demonios. Originan accidentes, naufragios, colisiones y desastres inexplicables. Además afirmó que los titanes vigilaban la tierra y que volvían de vez en cuando para secuestrar gente y atacar las cavernas de los deros en busca de equipos.

Shaver presentaba sus relatos como si fueran reales (una especie de CABALLOS DE TROYA de antes) y después de YO RECUERDO LEMURIA presentó REGISTROS DE LEMURIA (1945). Los registros son películas metálicas donde están grabados diversos recuerdos que el oyente puede revivir. Estos recuerdos le eran enviados a Shaver vía rayo “telug”, un rayo telepático enviado desde las profundidades. Shaver insistió toda su vida en que la base de sus relatos era real.

Palmer fue influenciado por toneladas de cartas que apoyaban a Shaver por lo que comenzó a publicar sus historias (que irritaban a algunos lectores de ciencia ficción pues desprestigiaban el género.

Palmer visito a Shaver y resulta que él mismo oyó las voces de las profundidades. ¿Es verdad todo esto?

Bueno , en 1955 un exasperado Palmer escribió: “¡Oigan esto! Yo fui quien normalmente urdió las narraciones de Shaver. Gran parte de su misterio ha brotado de mi cabeza”...

El misterio Shaver alcanzó su apogeo durante 1947. Luego la dirección de la revista recibió quejas respecto a que la obra era anticientífica y desafiaba todas las leyes. Poco tiempo después Plamer se despedía de la ciencia ficción.

*Kenneth Arnold fue el piloto aviador que acuñó el termino “platillos voladores” y de cuyo encuentro con varios de ellos dio inicio todo el fenómeno ovni tal y como lo conocemos ahora.


Nota: Quienes deseen profundizar en algunos de los temas tratados por Gabriel Benítez pueden consultar los siguientes artículos: Naves orgánicas o de plasma del “contactado” Carlos Díaz. Bertrand Méheust. El verdadero origen de los "platillos voladores" y la influencia de la ciencia ficción en el fenómeno ovni.

Los interesados en Ray Palmer y Richard Shaver pueden consultar los libros Veredicto OVNI de Robert Sheaffer (publicado por Editorial Tikal) y La Nueva Era de Martin Gardner (publicado por Alianza Editorial).

1 comentario:

Gil-Gil dijo...

Amigo lector:.

Regularmente vemos este tipo de artículos, en que el contenido parece gritar una verdad muy obvia. El detalle importante, es que en este caso, esa verdad es aplicable solamente a ciertos aspectos del fenómeno, y por ello pienso que es bastante desafortunado el hecho de que algunos resultantes del estudio de los casos de abducción y contactismo, sea aplicado a toda una generalidad del fenómeno, cuya parte medular la compone, pienso yo, los avistamientos.

El efecto de estos artículos, en gente no muy “empapada” en los ovnis, es el de crear una especie de certidumbre de que el fenómeno en general es un producto de mentiras compulsivas, de problemas psicológicos, y hasta de...fenómenos psicológicos, en que el hombre mismo como persona, es el generador.

Existen avistamientos en que el observador, previamente ha pasado pruebas de salud física y mental, como es el caso de los astronautas, por lo que este tipo de avistamientos, para darles una solución de acuerdo a las tres mencionadas anteriormente, habría que enmarcarlos precisamente en los fenómenos psicológicos.

Al menos yo, me resisto bastante a creer en la capacidad del hombre para generar materia de la nada, del grado que pueda ser captada por la lente de una cámara.
De hecho, si Buzz Aldrin nos dice que la tripulación del Apolo XI vio un ovni, y que Collins lo filmó, y si después Maurice Chatelain (Comunicaciones de la NASA), nos dice que las misiones a la Luna fueron escoltadas por naves extrañas...aparte de sonreír ante el silencio temporal (y oportuno), de muchos escépticos, me inclino a pensar que en verdad hay algo bastante interesante (y misterioso), en todo esto, aunque después se manejen un sin fin de artículos, con tendencias de carpetazo.

Un saludo.

Un comercial: Abrí un nuevo blog en msn, en que sin andar con acartonamientos y de una manera un tanto informal, se habla de religión, un poquillo de Filosofía, y algunas cosas más. De tener un chance y no tener nada mas que hacer, me agradaría tu visita. La dirección es:

http://www.spaces.msn.com/gmunguiaz