martes, diciembre 05, 2006

EL OVNI DEL ECLIPSE
(Segunda y última parte)

Por Héctor Escobar

¿Qué pasó con el OVNI del eclipse?

Como señalábamos párrafos atrás, al parecer se filmó un OVNI durante el eclipse. Se trata de un punto luminoso a gran distancia, una típica luz diurna, aunque en este caso nocturna pues el sol estaba eclipsado.
Al hacer un acercamiento al video el punto luminoso se transforma en un objeto de apariencia luminosa bastante deformado, en el cual Maussán distingue un domo y un movimiento de oscilación... Otros como Luis Andrés Jaspersen, ven incluso compuertas que se abren y se cierran. (¡!)

Se trata pues de dos elementos de análisis distintos.

a) la fotografía del OVNI invisible, y
b) los videos que muestran un punto luminoso debajo del sol.

Del primer elemento, es decir la foto del “OVNI invisible”, existen casi innumerables tomas, prácticamente cualquier persona que tuvo la idea de tomar fotos de las distintas fases del eclipse consiguió la imagen del primer “OVNI”. De hecho, lo difícil sería no haber obtenido OVNIs. Cuando se fotografía de manera directa una fuente luminosa, es inevitable que el juego de lentes de cámara produzca una serie de reflejos al interior de la misma. Este problema se aprecia casi siempre que fotografiamos un paisaje con el sol de frente. En este caso, la imagen del OVNI invisible se hace más brillante en el momento en que el eclipse es casi total y sólo es visible alrededor de la luna el llamado Anillo de Diamantes. Una zona de la cromosfera altamente brillante debido al contraste con la luna y la noche. A este respecto hemos tomado fotografías del sol, haciéndose evidentes en la gran mayoría de ellas un “OVNI invisible de las mismas características del OVNI del eclipse”.

Un posterior análisis computarizado de las imágenes del OVNI del eclipse arrojó como resultado que se trata de un objeto plano (sin volumen), característica típica de las imágenes debidas a reflejos.

En cuanto a la imagen obtenida por video es preciso aclarar primeramente que ésta sufre una deformación debido a que, a diferencia de una imagen de tipo fotográfico que está compuesta de luz, mediante lo cual es factible acercarla y mantener las características fundamentales de la misma; una imagen en video está compuesta por distintas unidades de información (bites o pixeles) que indican el tono de gris o color de la imagen. Es decir, no se trata de una imagen directa (analógica), sino de una imagen digitalizada, en la cual la luz se ha convertido en información magnética.

Quien esté familiarizado con dibujo de imágenes o escaneamiento de imágenes en computadora podrá tener una idea clara de lo que afirmamos.

La figura a muestra una fotografía de un OVNI convertida en pixeles mediante un escáner; es decir de una imagen analógica se pasa a una imagen digital. Aparentemente no hay diferencias entre esta imagen y una fotografía.

Al acercar la imagen a un 200%, (fig. b) podemos ver que el OVNI comienza a deformarse, y notarse que está compuesto por una serie de pequeños cuadritos (los pixeles). Si acercamos aún más la imagen (400% ) (fig. c) o 800% (fig. d) e incluso 1600% (fig. e), la imagen ha perdido toda nitidez y se trata únicamente de pixeles. Cuando Jaime Maussán y los “técnicos” del Grupo Universitario Sol hacen su acercamiento lo que hacen no es mejorar la calidad de la imagen, sino precisamente lo contrario, deformar la imagen y obtener una imagen de los cuadrados que la integran (pixeles). De este modo, un punto de luz se transforma en un objeto en forma de plato, con todo y domo e incluso las compuertas que ve Jaspersen.

Así pues, ¿qué es lo que filmaron distintas personas desde diversos puntos del país? ¿Qué era ese objeto brillante, a gran altura en el cielo, con apariencia de una estrella y que permaneció fijo sin moverse jamás, hasta que se fue desvaneciendo paulatinamente al ir acabando el eclipse?

En el caso de los OVNIs filmados es preciso primero hacer algunas aclaraciones que ayudarán a entender mejor el fenómeno.

A todos aquellos que presenciamos el eclipse de México y vimos la transmisión y los programas grabados por la TV mexicana hay muchos elementos que no pueden dejar de llamarnos la atención en el famoso OVNI del eclipse.

1) El eclipse fue filmado por camarógrafos profesionales de Televisa, Imevisión, Canal 11, y numerosos canales de TV del interior del país. ¿Por qué nadie vio OVNIs?

2) Tal como reconoce Maussán, el objeto debía estar a gran altura, pues fue filmado tanto desde la Ciudad de México, como desde la ciudad de Puebla (a unos 125 km de distancia). Esto apunta a que se trata de un objeto de gran tamaño y a gran altura.

3) ¿Por qué Jaime Maussán, que siempre está dispuesto a entrevistar científicos para hablarnos de la ecología, jamás entrevistó a ningún astrónomo profesional que pudiera dar alguna información sobre el “OVNI del eclipse” y se limita a las opiniones de su equipo de “Alquimistas”, “Exotecnólogos”, “Videntes”, “Parapsicólogos” y “Contactados”?

Desde cualquier punto de vista, el OVNI del eclipse parece tener una explicación mucho más racional. La descripción del mismo se corresponde estrechamente con las características de un objeto común y corriente, un planeta o estrella, incluso uno de los testigos que obtuvo un video desde el Distrito Federal interpretó el objeto como un planeta o estrella. ¿Es el OVNI del eclipse un simple planeta?

Para comprobar dicha hipótesis era necesario conocer la posición de los planetas y estrellas factibles de confundirse con el “OVNI”, para ello, algún tiempo después, adquirimos el programa computarizado EZC Cosmos, el cual -entre otras cosas- nos muestra el estado del cielo en cualquier momento determinado, ingresando las coordenadas del punto en tierra (en este caso la ciudad de México) y la fecha y hora en cuestión, en este caso el lapso comprendido entre las 13:00 y las 13:30 horas del 11 de julio de 1991, el momento del eclipse.

De los resultados obtenidos con el programa de cómputo, resulta que ese día, a esa hora y en esa posición, había un astro que llamaba la atención por su brillantez; de hecho era el tercer astro más brillante después del sol y la luna; se trata nada más y nada menos que de “la reina de los OVNIs”, Venus, que una vez más fue confundida con una nave extraterrestre por personas poco acostumbradas a mirar al cielo, y por comerciantes que trataron de obtener lucro a partir del fenómeno OVNI, que para ellos es un modus vivendi.

En esa ocasión, Venus tenía una magnitud aparente de -4.46 (extremadamente brillante) y un diámetro angular aparente de 34.26” de arco. Su azimut era de 93° 35’ 14”, y una altitud respecto al horizonte de 43° 59’ 54”. Presentaba una fase de un 31.016% (es decir, si se le hubiera visto con telescopio tendría la forma de media luna). Venus apareció en el horizonte a las 10 con 11 minutos, tuvo su tránsito a las 16 con 29 minutos y se ocultó tras el horizonte a las 22 con 46 minutos.

Por si los datos vertidos fueran pocos para comprobar que el OVNI del eclipse fuera en realidad el planeta Venus, muchas otras evidencias indirectas refuerzan esta interpretación.

1) Aparte del testigo que identifica al OVNI como un planeta, ninguno de los demás señaló la presencia de planetas o estrellas brillantes; al ser Venus tan brillante y notorio, es obvio que lo que creían OVNI era el mismo Venus.

2) El largo tiempo de visibilidad. Es decir Venus empieza a aparecer y hacerse visible conforme aumenta la oscuridad debida al eclipse y desaparece paulatinamente de la misma manera.

3) En ningún momento se reportan movimientos notorios. Algunos testigos en cambio señalan un “movimiento oscilatorio” ¿Cómo demonios podían ver algo así? La respuesta es que esta declaración es una contaminación introducida a posteriori, pues Jaime Maussán define como criterio para OVNI verdadero (sic), la presencia de un movimiento oscilatorio. Es decir, la gente le dice a Maussán lo que quiere oír; claro, siempre se podrá argumentar que el OVNI está detrás de Venus.

Lo que sí llama la atención es la serie de ideas delirantes establecidas en cuanto a Venus que incluyen la “detección de capas de aire ionizado detectadas mediante análisis computarizado de imágenes” (sic). Y posteriormente que “los OVNIs son seres vivientes hechos de plasma” (sic).

El temporal

La confusión de Venus con un OVNI produjo una reacción en cadena. Pronto aparecían OVNIs por todas partes. Como es usual en estos casos, el ejemplo más común se refiere a confusiones con distintos objetos. Pronto aviones, y globos serían confundidos por “los vigilantes” con naves de las Pléyades.

La avalancha de videos no se hizo esperar. El mismo Maussán asegura poseer varios cientos de videos “comprobados”. Parece aquí sorprendente el hecho de que teniendo tal cantidad de videos siempre que se presenta en programas de televisión no muestre más de 10. Lo más curioso que he podido observar al respecto, es que asegura tener un video filmado el 16 de septiembre en el cual, asegura, un avión que está participando en una exhibición aérea rompe la formación para perseguir un supuesto OVNI. Curiosamente, siempre que presenta el video sólo se ve la escuadrilla de aviones y más abajo y a corta distancia un objeto plateado ovalado, la supuesta persecución jamás se produce, y Maussán argumenta que en esa ocasión –y muchas más- “no llevó esa parte del video”.

Cualquiera que observe estos videos notará que en la gran mayoría de los casos, son simples globos de plástico aluminizado arrastrados por el viento...

Otros casos incluyen fotos de luces nocturnas absolutamente idénticas a cualquier avión. A ciencia cierta sabemos que algunos bromistas ufólogos han engañado a Maussán enviándole videos de globos, maquetas, etc. los cuales ha presentado ampliamente como “naves extraterrestres”.

Independientemente del fenómeno Maussán, los OVNIs también aparecieron en otros frentes. Hubo informes de aterrizajes en distintos puntos de la República Mexicana; incluso, aunque nunca se pudo comprobar surgieron rumores sobre abducciones, temática casi completamente desconocida en México.

Pronto, Jaime Maussán volvería a las andadas. A finales de 1992, aparece en escena Carlos Díaz. Carlos es un fotógrafo avecindado en Tepoztlán, Morelos, que afirma mantener contacto con seres extraterrestres. Como prueba de sus afirmaciones, presenta una serie de fotografías en las cuales aparece una “nave extraterrestre” en la cual viajan estos seres.

Pocos casos alcanzaron tanta difusión como la historia de Díaz. Por supuesto esto se manejó con una excelente publicidad, manteniendo al “testigo” envuelto en el anonimato durante más de un año, a fin de acrecentar el interés del público ufólatra. Pacientemente, Maussán esperaba a que el interés fuera creciendo para finalmente a principios de 1994, en el último programa sobre OVNIs que realizó Nino Canún, revelar al mundo la identidad del “contactado”, al cual compara con Billy Meier y George Adamsky (sic).

El equipo de Perspectivas Ufológicas, conocía ya a Díaz, quien hace más de diez años, había intentado vender algunas fotografías OVNI a nuestro amigo Héctor Chavarría, en aquel entonces editor de la desaparecida revista Contactos Extraterrestres. En aquel momento, Chavarría se negó a comprar fotografías. Parece que Díaz ya encontró comprador...

Hasta el momento, quien esto escribe y el equipo de Perspectivas Ufológicas, han tratado de conducir una investigación sobre Carlos Díaz, pero el propio Díaz se ha negado por intermedio de Jaime Maussán.

Recientemente nos enteramos de que Díaz apareció en España en una conferencia sobre seres extraterrestres y contactados, acompañado nada menos que por los tristemente célebres hermanos Bongiovanni del movimiento de la Fratellanza Cosmica del ya retirado Eugenio Siracusa. En dicha conferencia Díaz apoyaba la validez de sus argumentos en lo afirmado por los Bongiovanni, y viceversa, estos últimos daban a Díaz como ejemplo de la verdad de sus palabras... Sin comentarios.

Epílogo

La oleada que sacude a México permitió el renacer de la ufología y del interés del público por el tema OVNI, los comerciantes hicieron su agosto con videos, revistas y libros al por mayor. Algunos contactados han vuelto por sus fueros organizando grupos sectarios que esperan el fin del mundo, en distintas fechas, la más próxima dentro de unos días, el 17 de julio con motivo del choque de fragmentos de un cometa contra el planeta Júpiter. Algunos más esperan ser evacuados en naves del Comando Ashtar...

Aún no hay prolijidad de informes sobre abducciones pues el tema no es conocido pero no dudamos que pronto surjan abducciones, implantes, violaciones e híbridos extraterrestres. Por el momento el promotor de estas locuras a nivel nacional –Luis Ramírez Reyes- no ha tenido el éxito esperado, opacado por Maussán se ha visto reducido a nivel secundario. Las sospechas y divisiones internas del ala ufoparanoica han hecho también su labor.

Primera parte

4 comentarios:

Mytho dijo...

Carlos Díaz, uno de los capítulos más bochorhosos para Maussan. En el momento álgido de la popularidad de ese señor, el ¿"ingenuo"? Maussan le dio cierta cantidad de dinero en dolares y una cámara profesional Betacam para que Díaz pudiera tomar video de los ovnis de "plasma" que tan famoso le hicieran. Díaz le regresó posteriormente uno de sus famosos ovnis, sobrevolando un terreno arbolado. en un momento dado del video, se puede ver un rayo de luz a modo de "Rayo laser" que surge del vientre del ovni de manufactura tan falsa que era evidente que era trucado.

Carlos Díaz huyó con la cantidad de dólares y la camara que le diera Maussan.

JASO dijo...

Hola Martín....

off topic, o no tanto.

Tal vez te interese el siguiente blog, es muy "divertido".

http://jaimemaussan.blogspot.com/

Si, Maussan tiene blog. :P

Saludos

mathcons dijo...

saludos martín,

¿qué se puede decir de maussan a estas alturas?

Eso si, con él, la diversión está garantizada.

Un abrazo,
fernando velázquez

*Gracias por el link, es recíproco.

Martín Fragoso dijo...

Hola.

mytho. ¡Qué eran los platillos voladores de plasma que fotografiaba Díaz? Hace tiempo recibí un correo electrónico en el que me preguntaban sobre Carlos Díaz, entre otras cosas respondí lo siguiente:

Juan Chía era uno de los invitados frecuentes a los programas de Nino Canún, durante algún tiempo fue miembro de SOMIE. Posteriormente participó con Jaime Maussán en un programa de radio que se transmitía en la XEW.
Juan afirmaba que era posible que Carlos trucara sus fotografías. Juan incluso estaba intentando lograr imágenes similares a las del supuesto contactado. En una emisión del programa de radio, Jaime –en un tono algo burlón- le hacía ver a Juan lo inútil que hasta el momento habían resultado sus intentos. En ese entonces Juan creía que se podían simular "platillos voladores de plasma" usando gelatinas.
Posteriormente Juan y Maussán dejaron de colaborar. Juan comenzó a hacer un programa en TV Azteca: En busca de lo desconocido. Maussán comenzó su programa Tercer Milenio.

Cuando Héctor Chavarría era el director de Contactos Extraterrestres llegó Carlos a vender sus fotografías. Las fotografías que en ese entonces presentaba eran diferentes a las que presentó en los noventa, es decir, eran diferentes modelos de "platillos voladores". En un artículo aparecido en el número 3 de la revista Perspectivas Ufológicas, Héctor escribió un artículo titulado "Te vendo una lámpara" (ese mismo artículo apareció en la revista Contacto Ovni). Héctor se refería a unas fotografías tomadas por un tal Sirenio García. El ovni del señor Sirenio resultó ser el reflejo de una lámpara sobre un vidrio. Héctor comparaba esas fotografías con las que presentó originalmente Díaz.

Mario Méndez Acosta organizaba conferencias mensuales en el Club de Periodistas (en el centro de la ciudad de México). La conferencia del 17 de septiembre de 1997 fue sobre Roswell. Participaron Luis Ruiz Noguez, Héctor Escobar y Héctor Chavarría. Aunque el tema era el supuesto platillo volador estrellado en Roswell, en algún momento hicieron comentarios sobre el supuesto contactado:

Chavarría afirmó: "Carlos Díaz llegó a proponer sus fotos para que se publicaran en la revista (Contactos Extraterrestres), pero la revista tenía –entre otras cosas- siempre la idea de tratar de hacer un análisis para ver si no era un truco , y él pedía una cantidad exorbitante de dinero por las fotos, me prestó por 24 horas las fotos, se analizaron y se vio que eran chafas... Los primeros ovnis que mostró Díaz eran casi con toda certeza reflejos en vidrio, tenían todo el aspecto de lo que es un reflejo de una luz del interior de una habitación sobre un vidrio."

Según Héctor Escobar, es posible que Carlos sacara de un programa de TV la idea de crear ovnis amarillos con naranja: "Héctor Chavarría una vez nos platicaba de unas fotos que llevó Carlos Díaz a finales de los setenta a Editorial Posada, eran muy diferentes a los ovnis que muestra hoy. Recordemos que Carlos Díaz es un fotógrafo experto, él es fotógrafo especializado en microfotografía. La primera foto de ovnis anaranjados que yo conozco la presentó en un programa de Maussán, estamos hablando de principios de los noventa, 92 ó 93, un ovni idéntico, igualito, sale en un programa de Dimensión Desconocida de la serie nueva, la que se hizo en 86, que en México se pasó por vez primera en agosto de 1986, y el programa se llama El platillo de la soledad, sale un ovni idéntico a los de Carlos Díaz."

Luis Ruiz Noguez afirmó que posiblemente Díaz había creado sus "ovnis" con vidrio soplado. Tanto Luis como Escobar mencionaron que, mediante un modelo de vidrio soplado, Juan Chía había logrado fotografías similares a las de Carlos.

Hace algunos años (no recuerdo la fecha) Juan Chía impartió un curso sobre escepticismo. Asistí a la plática que dio para invitar al curso (el curso tenía un costo, pero la plática fue gratuita). Juan llevaba varias diapositivas, lo malo fue que sólo pudo pasar las primeras, pues el aparato se descompuso. A Juan le pregunté sobre sus fotos trucadas de "ovnis de plasma". Algunas diapositivas que llevaba eran de esos trucajes, lástima que se descompuso el aparato para proyectarlas. Pero, efectivamente, afirmó haber usado una lámpara de vidrio soplado.

Posteriormente, Luis Ruiz escribió (en la lista de la Fundación Anomalía):

"Durante las agradables veladas que pasamos en la casa de Héctor,
planeando, redactando, armando... Perspectivas Ufológicas, entre los muchos temas que abordamos estuvo el caso de Carlos Díaz. Hacíamos cábalas de cómo pudo haber falsificado sus fotos, pero todo eran tonterías. Fue Hèctor el que tuvo la brillante idea de suponer que se trataba de una lámpara de vidrio soplado. La idea era simple, pero genial y explicaba varios puntos de las fotos y videos de Carlos: el reflejo sobre el cofre del automóvil, los balanceos, el encendido y apagado...
Incluso creo que Héctor estuvo buscando en diversas casas de iluminación y de artesanías, pero no pudo encontrar un modelo parecido. Chía tomó la idea de Héctor y la puso en pràctica.
Un día llegué a TV Azteca para entregar uno de los guiones para En Busca de lo Desconocido. Me recibió Chía en su oficina y me mostró, con aire teatral, una lámpara de vidrio soplado. Lo primero que le dije fue ¡La lámpara de Carlos! ¡Dónde la conseguiste!
Pero al revisarla con más detenimiento me di cuenta que se parecía a las fotos de Carlos Díaz, pero que no podía ser el modelo del cual se tomaron las fotos. No lo se; la forma, los colores, los detalles... Se parecía pero no era la lámpara de Carlos. Luego, Chía comenzó a sacar más lámparas. Había mandado hacer
réplicas del modelo de Carlos y se quedó con la que más se parecía. La idea era hacer un programa de En Busca de lo Desconocido con el caso de Carlos Díaz.
Supongo que sacó fotos de la lámpara pero yo nunca las vi. Tampoco se hizo el programa sobre Carlos pues 'En Busca' salió del aire a las pocas semanas".

jaso. He visitado el blog. ¿Còmo supiste de su existencia? Tal vez no sea realmente de Maussán, no le he escuchado hablar de éste.

mathcons. Gracias por el enlace.

Saludos.