viernes, mayo 01, 2009

Algo sobre los Mitos Mexicanos


Y, antes de la eternidad, surgieron los primordiales.
Y, eran poderosos e inhumanos. Y, el universo
fue suyo y sus sueños realidad. Y, soñaron con el
hombre. Y, el hombre fue. Y, primero fue el hombre
y después el hombre verdadero, el detentador
del poder. Y, el Hombre verdadero creó el paraíso
y los Dioses. Y, cuando los primordiales reclamaron
al hombre verdadero su poder, éste se les enfrentó.
Y, fue la guerra. Y, el paraíso desapareció.
Y, los primordiales quedaron atrapados bajo el
sello de Yig, la poderosa. Y, los hombres verdaderos
se fueron de lo que fue el paraíso. Y, siguen
allí, aquí y en todas partes y ninguna. Y, los hombres verdaderos
esperan. Y, eso es promesa para
sus amigos. Y, amenaza para sus enemigos.

MANUSCRITOS DE DZONOT
Hermenegildo y Fulgencio Chi


Conocí los mitos mexicanos en el taller de la AMCyF. En ese momento nos reuníamos en un salón de la SOGEM, allá en Coyoacán.

El responsable de la revista Umbrales: literatura fantástica de México (1992-2000) era Federico Schaffler, quien con orgullo decía que se trataba de la única revista que publicaba exclusivamente a autores mexicanos.

No recuerdo quién llevó al taller el número dedicado a los mitos mexicanos, pero sí que me encargaron que sacara varias copias.

En este número participaron Héctor Chavarría –creador de estos mitos-, Hernán Rodríguez Klaustermann, Mauricio- José Schwarz, Gerardo Horacio Porcayo, José Luis Zárate, Luis G. Abbadié, José Roudén, Daniel Murillo Licea y Alberto Chimal.

¿De qué se trata esto de los mitos mexicanos?

La idea se le ocurrió a Chavarría allá por 1975, se trataba de un homenaje a Howard Phillips Lovecraft. En palabras de Chavarría: “Género extraño, pretende tener sus raíces en el cuento materialista de horror creado por Hodgson y Lovecraft a principios de este siglo. Pero es algo más. El ‘mito mexicano’ fundamenta a medias sus ficciones con datos sacados de una serie de libros que los especialistas aún no aclaran qué tan míticos son. Su principal atractivo para los ‘ratones de biblioteca’ consiste en tratar de aclarar dónde comienza la ficción en relación con la realidad. El rastreo de sus fuentes bibliográficas ha llevado a más de uno a toparse con sorpresas en librerías de viejo.”

El árabe loco Abdul Alhazred escribió el Necronomicón. Así, Martín Diaz (sin acento) escribió la Vera historia de los bolcanes de la Nueva España.

Hernán Rodríguez Klaustermann explica sobre Martín Diaz:

El 30 de abril de 1680, en Oviedo, España, nació quien llevaría los nombres de Martín Rafael Felipe de Jesús Diaz Guadarrama, pero que para todo efecto sería conocido como Martín Diaz (el apellido, tal y como él siempre lo escribió, no lleva acento y así lo usaremos). Este personaje recibiría a lo largo de su existencia una multitud de apodos en los idiomas más diversos; del chino al árabe, pasando por el castellano, el maya y el náhuatl.

Ninguno de ellos reveló su verdadero origen y en sus palabras [Vera historia de los bolcanes de la Nueva España (2ª edición, 1748)] “...e porque non provengo de parte alguna de esta (tierra) e non puede relacionárseme con estirpe alguna como non sea la mía, la que yo solo conozco e nadie más.”

Lo cual, tomado a la letra, querría decir que ni siquiera sus nombres castellanos significarían algo. De igual manera, las muchas combinaciones usadas por él para firmar sus trabajos –algunas de ellas utilizando sus nombres y apellidos y otras las equivalencias a los apodos-, sólo habrían significado un intento, muy bien logrado por cierto, de ocultar una identidad.

Además de la Vera historia, Diaz fue autor de Panchebé, Relación de hierbas y plantas medicinales de las Indias y Trabajos sobre la arquitectura de la Nueva España.

Posteriormente, la historia de la arqueóloga Helen Klaustermann y el médico Ulises Rodríguez Holtz la cuenta Chavarría en su novela El mito del espejo negro, misma que fue publicada en 1997 por Editorial Vid. Helen y Ulises se enfrentan a agentes nazis que desean apoderarse de una mitad del espejo negro.


Además de la historia, Chavarría incluye una cronología de las diferentes ediciones de la Vera historia, un resumen de lo que se sabe de la vida de Martín Diaz, una explicación acerca de el “Círculo” (quienes han escrito sobre los mitos mexicanos), y un cuadro con algunos de sus integrantes, entre otros textos.

Héctor también ha publicado relatos menos solemnes de los mitos mexicanos, ejemplo de ello es Sociedad Mutualista.

Héctor me firmó una dedicatoria en el Club de Periodistas, en una de las conferencias (no recuerdo el tema) que mensualmente llevaba a cabo la Sociedad Mexicana para la Investigación Escéptica.

4 comentarios:

Mr. Moner dijo...

Hola que tal a pesar del tiempo tive la fortuna de encontrarme con este blog, y la verdad que Héctor Chavarría logro en mi confundirme entre donde comienza el mito y donde la realidad, asi que de verdad un pregunta que no le he podido encontrar respuesta, ¿Existe el libro "La Vera historia de los bolcanes de la Nueva España"?, gracias.

Luis G. Abbadie dijo...

Lo lamento, pero en la Universidad de Miskatonic me aseguran que la Vera Historia es una ficción, que Diaz nunca escribió un libro completo sino una serie de notas y apostillas al Necronomicon.

Mr. Moner dijo...

Pues que tristeza esperaba con muchas ganas una respuesta que me diera la ilusion, pues tendre que conformarme con imaginar que algun día podre conocer esas notas dentro de la prestigiada Universidad de Miskatonic de lovecraft. saludos¡¡

Anónimo dijo...

Hola. Mi nombre es Francisco T González. Quería preguntar si aún es posible conseguir este libro? Saludos.