jueves, mayo 25, 2006

Estudiantes universitarios contra la pseudociencia


El viernes pasado en Ciudad Universitaria, mientras esperaba el puma (transporte interno), llegó a mis manos “El Puma Copilqueño”.

¿Qué es y con qué se come? Transcribo parte de su editorial:

Con este número cero, empezamos las emisiones de la revista El Puma Copilqueño, que ha surgido como un esfuerzo de seis estudiantes universitarios de las carreras de la ingeniería, en pro de unir a la comunidad en espacios de interés común y difundir la ciencia y la cultura de una manera amena y entretenida para todos, combatiendo desde este frente la pseudociencia y la desinformación, males que agobian a la sociedad mexicana de una manera apabullante.

La publicación tiene el objetivo de distribuirse gratuitamente en las zonas de afluencia universitaria y lograr por ese medio una comunicación de impacto unificador sobre ella.

También escriben que están abiertos a recibir colaboraciones, informan que recibieron asesoría y apoyo de la SAFIR (Sociedad Astronómica de la Facultad de Ingeniería), misma que organiza conferencias gratuitas los jueves a las 19:00 horas y que publica la revista “Sidereus nuncius”. El editorial termina con las siguientes palabras: “Estaremos acompañándolos mes con mes, con información de calidad, ciencia, cultura y entretenimiento, especialmente pensado para universitarios”

El Puma Copilqueño se distribuirá en Ciudad Universitaria y en las colonias aledañas (Copilco Universidad y Santo Domingo), por ello es que buscan patrocinadores entre quienes tienen negocios por aquellos rumbos.

En este número Cuauhtémoc Hohman escribe sobre la Reforma a la Ley Federal de Telecomunicaciones y a la Ley Federal de Radio y televisión, Eduardo López escribe sobre reproductores de música digital, y Luis Flores y Cuauhtémoc Hohman escriben sobre el proyecto “ciencia de boleto”. La agenda estuvo a cargo de Marisol Hernández.


¿En qué consiste La Ciencia de boleto? Explican:

Renovando el proyecto de fomento de la lectura con libros en el metro para que los usuarios los puedan tomar libremente, se encuentra funcionando plenamente el Programa Ciencia de Boleto en el Metro conjuntamente con la Dirección General de divulgación Científica de la UNAM.

La colección se integra por 50 títulos escritos por distintos investigadores, cada uno con un tiraje de 50 mil ejemplares, que estarán disponibles gratuitamente en las estaciones terminales, de correspondencia y de alta afluencia de la Línea 3 (Indios Verdes-Universidad).

Algunos títulos disponibles al momento son: El alacrán y su piquete de Lourival Domingos Posan, El próximo sismo en la Ciudad de México de Cinna Lomnitz, El mundo de la célula de Horacio Merchant Larios, Asómate a la materia: ¿Qué es un semiconductor? de Julia Tagüeña Parga, ¿Cómo es un átomo? de Luis de la Peña, y próximamente: Tectónica de placas y México y el cambio climático global.


Desde este blog les deseamos suerte en su proyecto.

7 comentarios:

Antonio dijo...

Saludos,

Como hacen falta ese tipo de publicaciones en nuestro país.

Un Abrazo

JASO dijo...

Hola Martín.

Pues suerte a los estudiantes con su revista.

Y sobre esto de divulgar cultura, ciencia y pensamiento crítico, quisiera comentar algo:

Yo creo que esta manera (con una publicación impresa) es la mas efectiva de que nuestros intentos de propagar racionalidad y abarcar a mas personas, sobre todo las que no tienen oportunidad de navegar continuamente en la red, en verdad lleguen a lograr su objetivo.

Y digo esto, porque los blogs, para mi gusto, se han convertido en algo escrito por escépticos para escépticos (refiriendome a nuestro país y salvando algunas excepciones), y con esto no digo que los escépticos escribamos particularmente para escépticos, sino que los que se estan interesando de sobremanera en nuestros blogs, somos todos los mismos. (perdón por cantinflear)
Con una revista impresa, le llegas a mas diversidad de gente, crédulos o no, indecisos o críticos.

Lastima que no todos tengamos los recursos necesarios y el apoyo de alguna institución (universidades o editoriales) para esto.

No sé que opines tu de esto Martín.

(Espero haya expuesto bien la exégesis)

Saludos.

Iván dijo...

Como universitario le s deseo mucha suerte y ojala aqui en España salieran iniciativas asi.

Martín Fragoso dijo...

Hola. Gracias por sus comentarios.

En México creo que han sido tres las revistas dedicadas al pensamiento crítico:

1. El investigador escéptico. La hacían los de la SOMIE. No la conocí.

2. Perspectivas Ufológicas. Se publicaron siete números. El contenido era magnífico, no podía ser de otra forma, los artículos eran de Luis Ruiz Noguez, Héctor Chavarría, Héctor Escobar y Oscar García.

3. Razonamientos. Aparecía cada tres meses, ya la he comentado en el blog. Estaba a cargo de la AMER. Asociación hermana de la SOMIE.

Quienes han participado en estas revistas podrían comentar acerca de las dificultades de publicar. Pero tal y como comentas se necesitan recursos y apoyos. Perspectivas Ufológicas se obtenía por correo, Razonamientos se podía adquirir en librerías y El investigador escéptico creo que en puestos de revistas.

Cuando Oscar García (de SOMIE) llegó a la dirección de la revista Contacto Ovni, se comenzaron a publicar artículos escépticos y Luis R Noguez comenzó su columna El rincón del escéptico. Por unos cuantos números (cinco o seis, creo) realmente era una revista escéptica, después hubo golpe de estado (Luis lo comenta en la entrevista que le hice y que ya publiqué en el blog), los ufólogos amenazaron con dejar la revista si los escépticos seguían en la dirección, esto no le hizo gracia al dueño de la editorial. Yo comencé a comprar la revista cuando vi que aparecían artículos escépticos, la dejé de comprar una vez que ese tipo de material dejó de publicarse.

La editorial que hacía la revista Contacto Ovni (Mina Editores) publicó libros escépticos de Luis y de Escobar. Y creo que se vendieron bastante bien.

Luego Oscar García publicó la revista Planeta X (con las mismas personas de Mina Editores). Por supuesto había un espacio para criticar la pseudociencia.

Por otro lado, ya ves que desaparecerá La Nave de los Locos :(

En parte tienes razón, por mi parte estoy al pendeinte de las actualizaciones de las páginas y los blogs que se dedican al escepticismo, y supongo que no soy el único.

Aunque también es cierto que los charlatanes también están al pendiente de lo que se publica, como sabes (de hecho lo has comentado) hace unos días Maussán se quejaba de lo que se decía de su video del "caballo volador"; pues también se queja de que se dude de los títulos académicos de Jorge Guerrero de la Torre (en unos días comentaré sobre eso). Y en LabJournal también se comentaba que si escribes en un buscador "caballo volador Maussán" las primeras páginas que aparecen son escépticas, lo mismo sucede si buscas información sobre la "esfera Victoria"; así que la gente que no es escéptica y que está buscando información en internet puede tener acceso a información crítica :)

Marisol dijo...

Gracias por el apoyo compañeros...
Esta publicación como se mencionó pretende ser un esapcio abierto de forma que cualquier persona interesada pueda publicar.
ya estamos trabajando en los siguientes números, así que las aportaciones son bienvenidas.

Antonio dijo...

Saludos,

Es cierto que las revistas pueden tener mas difusión que los blogs, sin embargo hay que tener en cuenta que en el kiosco tienen que competir contra publicaciones de temas muy variados y de divulgación "light".

Marisol:

Muchas felicidades por la publicación ¿Crees que la puedan distribuir en Monterrey? Si la veo le voy a platicar a todos mis conocidos. Hace algunos años compré en Ciudad del Carmen, Campeche una publicación de divulgación de la UNAM, pero por desgracia no la volví a ver. Estaba muy bien escrita y los temas eran tratados con un nivel de profundidad bastante bueno. Espero ver tu revista por aquí, voy a estar pendiente

Un Abrazo

Santiago dijo...

Hola, es la primera vez que visito este blog, está bueno. Yo estuve hace un tiempo trabajando con una revista (o algo parecido) más bien de corte literario, y no he visto el Puma, porque me muevo más por el rumbo de la facultad de filosofía y letras (que por cierto deberían incluir). El punto es que en la que estuve trabajando nos costaba más o menos mil pesos por mil ejemplares imprimirla, que en su mayoría salían de nuestro bolsillo o de eventos, pero hay otros métodos. En cuanto a la difusión, justo hay que evitar competir en los quioscos, sino ponerla disponible en otros espacios. Por lo que decía Antonio. Por cierto, Antonio, si no la ves en Monterrey, más bien ponte en contacto con los editores y ofrece distribuirla tu, aunque sea entre tus amigos; que te manden ejemplares por correo y tu los mueves. Yo por mi parte me pongo a sus órdenes, contactos en mi blog.