lunes, septiembre 12, 2005

Biología vs. Ufología
(Fotografiando lo insólito 7)





Cuando alguien obtiene la fotografía o el video de un OVNI tiendo a pensar que se trata de una confusión (es decir, que el testigo no trata de engañarnos), pero en el caso de las imágenes de supuestos extraterrestres de inmediato pienso en un fraude, ¿la razón? Prácticamente todas las imágenes muestran extraterrestres humanoides.

El ex jesuita Salvador Freixedo habla de cientos de clases de extraterrestres visitando la Tierra, tal afirmación resulta inverosímil, pero lo es aún más el hecho de que casi todas esos alienígenas sean humanoides.

En el caso de la supuesta autopsia extraterrestre, por poner un ejemplo, se presentan las imágenes de una entidad con forma similar a la humana, tan es así que hubo ufólogos que propusieron que se trataba de una persona con síndrome de Turner.

¿Qué tan creíble resulta considerar que los extraterrestres son humanoides?, ¿acaso hay algún “plan cósmico” que dirija la evolución en todos aquellos lugares del universo donde surge la vida?, ¿es la forma humana la que todo organismo inteligente “debe” tener? ¿Qué dice la ciencia al respecto?

Podemos comenzar con las consideraciones del paleontólogo Stephen Jay Gould: “Son muchos los fósiles que fueron falsamente interpretados, porque quienes lo hacían estaban convencidos de que la evolución tenía que proseguir alguna finalidad, pero no existe ningún determinismo en la evolución”. En otra parte anota: “Nuestra existencia de grandes mamíferos pensantes la debemos única y exclusivamente a una cadena de casualidades”.

¿A qué casualidades se refiere? Mario Méndez Acosta, en su libro Biografía de la vida, señala algunas: “Una casualidad hizo que los peces transformasen su vejiga natatoria en unos pulmones capaces de sostener la respiración de individuos de gran tamaño fuera del agua; mientras que los insectos sólo desarrollaron tráqueas capilares para respirar, lo que les impide crecer más allá de unos 20 cm. Fue un hecho fortuito que algo causase la extinción de los dinosaurios y permitiera el ascenso de los mamíferos. Se ha demostrado que llegaron a aparecer dinosaurios, más o menos pequeños, cazadores nocturnos de sangre caliente y de gran capacidad craneana. De no haber ocurrido algo muy especial, hubiera resultado muy probable que el primer ser inteligente hubiera sido un reptil (...) Una coincidencia más hizo que ciertas modificaciones en el clima del planeta, ocurridas hace unos 20 millones de años, propiciaran que un cierto primate abandonara la selva tropical y se lanzara a las áridas llanuras donde las terribles presiones del medio ambiente lo obligaron a desarrollar la herramienta máxima: la inteligencia. Es claro que bajo las mismas condiciones iniciales y ubicándonos en algún otro planeta del Universo, la vida que se desarrollase y las características del ser inteligente que apareciera serían completamente diferentes a lo obtenido aquí en la Tierra.”

Vemos que somos el resultado de la suma de muchas casualidades, de ahí que el físico Miguel Alcubierre escriba: “Baste decir que, desde el punto de vista biológico, es imposible que los extraterrestres sean humanoides, con dos piernas y dos brazos como nosotros, con orejas puntiagudas o no, ya sean verdes o grises. La forma del cuerpo humano, y de todas las criaturas terrestres, es el resultado de miles de millones de años de evolución, donde a cada paso los cambios han sido causados por mutaciones al azar, moldeadas por la selección natural... Los extraterrestres tienen la misma posibilidad de parecerse a un cangrejo o a un pulpo que a nosotros. La especie humana es única, y aún cuando existieran millones de civilizaciones en el espacio, ninguna sería como nosotros.”

Los casos de extraterrestres no humanoides son más bien la excepción, ejemplo de ello es un presunto insecto extraterrestre que supuestamente fue capturado en 1959 en Portugal; pero en la mayor parte de los casos aparecen extraterrestres idénticos a nosotros o humanoides.

En realidad la forma de los supuestos extraterrestres tiene una explicación cultural. Los investigadores psicosociales –como Martin S. Kottmeyer- han mostrado cómo la ciencia ficción ha inspirado a los supuestos testigos.

Por ejemplo, los extraterrestres “grises” aparecen primero en la ciencia ficción –Encuentros cercanos del tercer tipo-, es hasta varios años después cuando saltan a la ufología. Lo mismo podemos decir de las abducciones, Antonio Villas Boas es seducido por una entidad extraterrestre en 1959, el matrimonio Hill tiene su encuentro con los visitantes en 1962; sin embargo, Kottmeyer ha encontrado un comic de 1930 en el que se muestra una “abducción”, se trata de Los hombres Tigre de Marte, historia que aparece dentro de la serie Buck Rogers en el siglo XXV. De hecho, las revistas de ciencia ficción, como Amazing Stories (que comenzó a publicarse en 1926) contienen ilustraciones e historias en las que aparecen seres humanos siendo capturados por extraterrestres. Kottmeyer también ha mostrado que el testimonio de los Hill contiene elementos que “fueron tomados” de dos obras de ciencia ficción: la película The invaders from Mars y el programa de TV The outers limits, específicamente el capítulo The Bellero shield.




Pero Kottmeyer no es el único que se ha referido a la influencia que ha tenido la ciencia ficción en la ufología, el filósofo Bertrand Méheust lo hizo en 1978 en su libro “Science fiction et soucoupes volantes”, posteriormente escribiría “Soucopes volantes et folklore”. De hecho existen trabajos -tan interesantes como poco conocidos o comentados entre los “ufólogos de vanguardia”- en los que se aborda el fenómeno ovni como un fenómeno cultural.

En su libro 100 Fotos de extraterrestres Luis Ruiz Noguez anota otra fuente de inspiración para los “testigos”: “A finales de la década de los setentas el paleontólogo Dale Russell desarrolló una serie de ideas y de bocetos de cómo podría ser un humanoide que hubiera evolucionado a partir de un Stenonychosaurus inequalus, un dinosaurio de unos tres metros de alto que tenía una relación cuerpo/cerebro cercana a la de los mamíferos primitivos. Varios de sus bocetos aparecieron en revistas de paleontología en 1978. En 1983 la revista Science Digest publicó un modelo tridimensional de este humanoide. Este dato es interesante y relevante porque hasta antes de 1987 el modelo clásico de humanoide era el que había presentado el matrimonio Hill (Betty y Barney) en el famoso libro Un viaje interrumpido y que después se demostró que había sido extraído de un programa de CF transmitido en los Estados Unidos en la década de los setentas. En 1987 Bud Hopkins publica su libro Intruders en donde aparecen los primeros dibujos de humanoides con cara de reptil y de insectos. Si vemos esos dibujos encontraremos que son una calca del humanoide de Dale Russell.”

Pero no sólo tenemos el hecho de que los extraterrestres supuestamente posean forma humanoide, resulta que cada testigo muestra imágenes diferentes, son cientos los diferentes tipos de humanoides que se presentan. Resulta demasiado complicado pensar que todos esos extraterrestres -humanoides- nos visitan, es menos complejo considerar que cada “testigo” inventa su propio extraterrestre.

¿Por qué los escépticos nos vemos renuentes a aceptar la existencia de los extraterrestres, los fantasmas y las hadas a pesar de las miles de imágenes –borrosas y claras- que hay de estos seres?

A lo largo de siete entradas he tratado de dar mi respuesta, podría resumirla de la siguiente forma: Simplemente porque las fotografías y videos no prueban nada.

Si hubiera extraterrestres visitando nuestro planeta se necesitarían otros elementos para probarlo, lo mismo sucede con los fantasmas o las hadas. Las imágenes sólo sirven para que los “investigadores” entretengan al público presentándolas en programas de televisión o conferencias (por las que cobran).

¿Qué otros elementos se necesitan? ¿Qué probaría que los extraterrestres están aquí? ¿Qué evidencia se requiere para aceptar que los fantasmas existen? Esa es otra historia.

Por cierto, Fernando jamás ha mencionado que en su casa ocurran fenómenos sobrenaturales, lo único cierto es que al fotografiar sus orquídeas obtuvo los curiosos efectos que parecen mostrar rostros extraños en las ventanas.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo opino lo mismo desde hace tiempo. Sería una gran sorpresa hallar vida extraterrestre inteligente, pero lo sería muchísimo más que esa vida se pareciera a nosotros, puesto que habría evolucionado adaptándose a un planeta que probablemente tuviera algunas características distintas a la Tierra, y además siempre están todas esas casualidades que han hecho que los seres inteligentes de este planeta tengamos esta forma.

Creo que cualquier ser, inteligente o no de otro planeta y de una cierta complejidad tiene que diferenciarse bastante de uno de la Tierra. ¡Qué interesante sería poder observar vida en otro planeta, aunque no fuera inteligente, sólo por ver como ha actuado la evolución allí!

lucybrinick5715 dijo...

i thought your blog was cool and i think you may like this cool Website. now just Click Here

Mytho dijo...

Bueno, jamás he pensado que de haber vida inteligente en algún otro lugar del cosmos, esta tuviera que parecerse a nosotros, los humanos.

Pero, quizás,,, y solo es una grosera especulación: las formas de las galaxias son similares en la mayoría de los casos. Quizás la forma homínida, la bilateralidad sea alguna especie de solución natural para resolver la mayoría de los casos en los que un organismo tiene que interactuar con un entorno regido por las mismas leyes físicas. Puede tener 4 extremidades, o 6, pero con una definida forma homínida.

Por supuesto, reitero: es solo una posibilidad, pero definitivamente dudo mucho que se parezcan en algo a los grises. No necesitan tener ojos, por ejemplo, quizás algún otro tipo de órgano sensitivo, como protuberancias para detectar masas, o corpúsculos energéticos, o quizás algo que ni siquiera imaginamos, pero con una leve apariencia homínida. O quizás no. Solo demuestro mi ignorancia en el tema, después de todo, jamás me he topado con otra forma de vida completamente distinta a la evolucionada en neustro planeta.

Gerardo dijo...

Para que estos seres tuviesen formas humanoides, el lugar de dónde en primera instancia debería ser muy similar a nuestro planeta asimismo su evolución debió darse en circunstancias similares. Aunque no se descarta un extraterrestre de formas similares a ser que aparece en la película "Aliens".

acastro dijo...

Yo publiqué un artículo respondiendo a esta cuestión.
¿Tiene sentido representar a los extraterrestres como humanoides?
http://www.ciberdroide.com/wordpress/?p=308

Antes que escritor, soy de ciencias. Concretamente biólogo e informático, y la respuesta a esa pregunta es afirmativa con matices. Se pasa en el conocidísimo principio de convergencia evolutiva.

Deberías leer mi Blog solo para darte cuenta que la condición humanoide podrñia no ser casual.

En el foro de astroseti se ha debatido esta cuestión ampliamente.
http://foros.astroseti.org/viewtopic.php?t=4872

Me gusta la temática de tu Blog y me considero bastante escéptico. Incluso he publicado artículos sobre ateismo. No soy nada creyente. Me gusta cuestionarlo todo y creo en el método científico como sistema para consolidar conocimientos.