jueves, diciembre 29, 2005

Cuenta la leyenda que el físico Miguel Alcubierre veía el programa Viaje a las estrellas cuando encontró cuál podría ser el sistema de propulsión del Enterprise. En palabras del físico Sergio de Régules: “La teoría especial de la relatividad dice que nada puede viajar más rápido que la luz a través del espacio, pero si es el espacio mismo el que se mueve ya no hay impedimento. Miguel encontró una solución de las ecuaciones de Einstein que resuelve matemáticamente el problema del sistema de propulsión de la nave de Viaje a las estrellas, el Enterprise. Conocido por los muchos fans del programa como warp drive (propulsor a distorsión espacio-temporal), este sistema de propulsión imaginario permite al Enterprise viajar más rápido que la luz mientras el pobre Einstein se revuelca en su tumba. Miguel buscó la manera de reconciliar la teoría de la relatividad con las velocidades superlumínicas que alcanza el Enterprise con singular desenfado (y poca verosimilitud). La solución de Miguel describe una especie de burbuja. El espacio-tiempo se expande detrás de la burbuja y se contrae delante, arrastrándola como una ola a velocidades arbitrarias y sin sufrir el fenómeno de dilatación del tiempo. En 1996 otro físico demostró que el propulsor a distorsión podría servir también para viajar en el tiempo. El problema, por supuesto, es que nadie sabe cómo poner en práctica la solución matemática de Miguel. Al parecer, igual que el agujero de gusano, requiere densidades de energía negativa gigantescas.”

Hace algunas semanas, en un curso de filosofía de la física, el físico José Marquina mencionaba la fama que tiene Miguel fuera del ámbito académico. Nos decía que a Miguel le han llamado de la radio y la TV para preguntarle de su trabajo. ¡¡¿Los medios de comunicación interesados en platicar con un físico?!!

Marquina comentaba que hasta los ufólogos (Marquina se burla bastante de ellos durante sus clases) se habían enterado del trabajo de Miguel. Un compañero lanzó la pregunta: ¿Cómo es que el trabajo de Miguel se hizo tan popular? Marquina no tenía idea. Algunas semanas después me encontré con la respuesta. El 3 de octubre de 2005 La Gaceta de la UNAM publicó un artículo en el que Miguel explica la forma en que su trabajo se comenzó a conocer fuera del mundo de la física.

El artículo me pareció tan interesante que me dieron ganas de publicarlo en este blog. Le escribí a Miguel para solicitarle su permiso. Su respuesta fue:

Hola Martin, Con mucho gusto autorizo que lo reproduzcas.
No sabia que Pepe Marquina hablara de mi, me da gusto.
El fue mi profesor de Filosofia de la Ciencia en la Facultad.

Así que, ya sin más choros mareadores a manera de introducción, aquí está la historia en palabras de su protagonista.


Viajando a la velocidad de la luz: Mis experiencias con la difusión de la ciencia


Miguel Alcubierre Moya*

Desde que tenía 13 o 14 años he sido un gran lector. Sin embargo el tema de mis lecturas goza en general de mala reputación entre muchos académicos y literatos. Soy fanático de la ciencia ficción y de la divulgación científica. Me devoré cuantos libros de Isaac Asimov cayeron en mis manos. Asimov, para mi fortuna, fue no sólo uno de los más prolíficos e imaginativos autores de ciencia ficción, sino también un gran divulgador de la ciencia.

Realicé mis estudios de doctorado en física en la Universidad de Gales, en el Reino Unido. Mi área de estudio fue (y sigue siendo) la relatividad general, es decir, la teoría moderna de la gravitación postulada por Einstein en 1915. En particular mi trabajo de doctorado se relacionaba con la simulación numérica de colisiones de agujeros negros, un tema ya de por sí bastante especializado, pero que aunque suene un tanto cuanto esotérico en realidad es parte de lo que podríamos llamar ciencia estándar. Mi afición por la ciencia ficción se mantuvo firme, y un buen día se cruzó de lleno con mi trabajo científico.

Una tarde que disfrutaba de la serie de televisión Viaje a las estrellas (sí, debo de confesar que también soy un trekkie), me vino de pronto a la mente la pregunta de si sería posible utilizar la relatividad para encontrar la manera de viajar más rápido que la luz, como los héroes de la pantalla hacían regularmente muy quitados de la pena, en flagrante contradicción con las leyes de la física. Esta idea puede parecer extraña a quien haya oído hablar un poco de la relatividad, pues es precisamente la relatividad la que prohíbe viajar más rápido que la luz. Resulta que la relatividad también nos dice que es posible alterar la geometría del espacio y el flujo del tiempo, lo que da lugar a fenómenos físicos verdaderamente extraños, como los agujeros negros de mi tesis doctoral. El resultado de mis especulaciones fue el feliz descubrimiento de que no era difícil encontrar una manera de distorsionar al espacio que permitiría a un objeto viajar más rápido que la luz. Pero había un precio a pagar: Las ecuaciones mostraban que la distorsión necesaria requeriría de la existencia de la “antigravedad”, que hasta donde sabemos, no existe. El resultado no pasaba entonces de ser una divertida curiosidad matemática, sin mayor aplicación práctica. Aun así, decidí acercarme a mi asesor y comentarle la idea, un poco preocupado de que me dijera que dejara de perder el tiempo en tonterías y me dedicara a mi doctorado. Para mi sorpresa, mi asesor encontró la idea divertida y me ayudó a publicarla en una revista científica especializada, y asunto terminado. O eso pensaba yo.

A los pocos días de la publicación del artículo, me encontré con la sorpresa de que una nota en una revista de divulgación mencionaba mi trabajo. Me llamó la atención darme cuenta de que los editores de esta revista leen la literatura científica especializada en búsqueda de “noticias científicas” de interés para el público en general. Pero la cosa no se detuvo ahí. Semanas más tarde un amigo llegó corriendo con el disco más reciente del músico Mike Oldfield. El disco se inspiraba en una novela de otro gran autor de ciencia ficción, Arthur C. Clarke, y en la solapa aparecía una nota escrita por el mismo Clarke en la que mencionaba mi trabajo. Salí a comprar el disco enseguida (y le regalé una copia a mi mamá). Y así empezó la bola de nieve. Revistas, estaciones de radio y estaciones de televisión empezaron a buscarme para hacer entrevistas.

Discovery Channel me entrevistó para uno de sus programas y para mayor impacto visual me pidieron montarme en una bicicleta y mantener el equilibrio frente una pantalla azul que luego les permitiría poner un bonito fondo de estrellas. No saben lo difícil que es no caerse de una bicicleta que no se mueve, por poco me rompo los dientes varias veces. Mis 15 minutos de fama habían llegado. A la fecha, 10 años después, sigo recibiendo invitaciones a entrevistas y charlas, y me llegan mensajes electrónicos de estudiantes de secundaria de diversos lugares del mundo. Lo más curioso ha sido que todo esto se ha debido a uno solo de mis trabajos, uno con un tema alejado de mi tesis doctoral, y también lejano de mi trabajo de investigación actual. Un tema que resultó ser a la vez “llamativo” para la prensa, pero mal visto por la academia, motivado como fue por la ciencia ficción (lo que me ha causado no pocos dolores de cabeza).

Mi experiencia con los medios de comunicación y la prensa científica me ha dado dos lecciones importantes. La primera ha sido descubrir la importancia de dar a conocer el trabajo de los científicos al público en general. La ciencia es parte de la cultura humana y sus resultados son de interés para todos. Los científicos tenemos la responsabilidad de salir de nuestros laboratorios y cubículos, de nuestras torres de marfil, y de divulgar nuestro trabajo. La otra lección es similar, pero muestra el otro lado de la moneda. Los científicos también debemos educar a la prensa científica y enseñarle que no sólo los resultados “llamativos” son importantes. La ciencia del día a día, de los avances lentos y trabajosos, también debería tener un lugar importante en la difusión y la divulgación. Finalmente, es así como el conocimiento científico avanza, a paso lento todos los días, con algún ocasional salto un poco más largo.

*Departamento de Gravitación y Teoría de Campos / Instituto de Ciencias Nucleares.

miércoles, diciembre 21, 2005

Aunque muchos puedan dudarlo, he sido tocado por el espíritu de la navidad; y para demostrarlo presento mi regalo para quienes leen este blog: un cuento que nos muestra toda la ternura, el amor y la bondad del niño Jesús.



MI MEJOR AMIGO


A Miguelito siempre le habían dicho que el niño Jesús quería ser su mejor amigo.

“Lo único que tienes que hacer es acercarte a él” le decía su mamá, Miguelito sabía perfectamente que eso significaba ir a misa todos los domingos, algo que odiaba. Otra cosa que odiaba era que siempre que hacía algo malo le reiteraban que Jesús nunca haría eso. Por eso empezaba a aborrecer a ese tal niño Jesús. “¿Quién quiere ser amigo de un niño que no diría una grosería si la maestra lo dejara sin recreo o que nunca le vería los calzones a las niñas? ¡Qué niño tan aburrido!” argumentaba Miguel Ángel.

¿Cuándo comenzó a pensar seriamente en la amistad de ese chamaco soporífero?

En la escuela reñía cada vez con más frecuencia con quienes eran sus amigos. Estaba hasta el gorro de que no jugaran a lo que él decía, de que no le dejaran hacer trampa, de que no le prestaran sus juguetes...

Carlos se había convertido en su mejor amigo. Sobre todo porque era fácil manipularlo. Siempre encontraba la manera de que le regalara su almuerzo, de que lo dejara ganar en el fútbol y de que le regalara sus mejores juguetes. A Silvia no le gustaba nada esa situación y un día le prohibió a Miguel acercarse a su pequeño e indefenso Carlitos.

Miguel necesitaba encontrar un verdadero cuate, lo cual significaba encontrar a alguien que se dejara tratar como un trapo. Y la culpa de todo la tenían sus papás, siendo hijo único le habían cumplido todos sus caprichos; sus deseos eran órdenes.

A Miguel no le interesaba lo que pensaran o sintieran los demás, él era el único que importaba. Pronto se fue quedando solo y por supuesto no pediría perdón ni aceptaría convertirse en actor secundario.

* * *

“Mamita, quiero ser amigo del niño Jesús” anunció el pequeño.

“Doña gruñona” se puso feliz al escuchar tal cosa, pues la navidad ya se acercaba y sabía que al niño nunca le había gustado celebrar esa fecha.

Y es que el chaval odiaba el hecho de que cualquier crío tuviera una mejor fiesta de cumpleaños que él. Detestaba la idea de que toda la gente celebrara el nacimiento del niño Jesús. ¡Verdaderamente insoportable!

* * *

El 25 de diciembre, a primera hora, Miguelito se levantó ilusionado, ¿le habría traído Santa Claus lo que con tanta ilusión había pedido? Cierto que no se había portado nada bien, pero también era cierto que todos los años le traían juguetes a pesar de su mal comportamiento.

Salió de su cama a toda velocidad para ir a revisar los paquetes bajo el árbol... al llegar casi se va de espaldas, sus ojos se abrieron como un par de platos ante el espectáculo del que era testigo.

Un niño más pequeño que él se le había adelantado.

Aquel extraño ya había abierto los paquetes y se divertía con los juguetes que no le correspondían.

-¡Deja eso!
-¡Vete al diablo, Miguel!
-¿?
-Quita esa cara de bobo, si es que puedes.
-¿Qué dijiste?
-¡Vaya con este tipo!, además de tonto, sordo.

En ese momento Miguelito le arrebató el auto a control remoto y estaba a punto de golpear con éste al intruso en la cabeza cuando entró Miguel padre.

-Que bueno que ya se conocieron, espero que estés feliz Miguelito.
-¿?

El papá de Miguel Ángel puso en sus hombros al desconocido al tiempo que decía:

-Deseo que se lleven bien, nos costó mucho trabajo convencer a la mamá del niño Jesús para que lo dejara vivir con nosotros... pero le aseguramos que estabas ansioso por convertirlo en tu mejor amigo.

Y mientras aquel hombre decía esto, el niño Jesús le sacaba la lengua a Miguelín.

* * *

-Así que ahora soy dueño de este cuarto. -Dijo fanfarronamente el pequeño niño dios al tiempo que inspeccionaba con la vista aquella habitación llena de juguetes.
-Ni se te ocurra. -Contestó Miguel, más con cara de susto que de amenaza.
-Pues te guste o no, ahora soy el consentido, el dueño de este cuarto y de todo lo que hay en él.
-Estás como operado del cerebro si crees que voy a permitir que me despojes de mis cosas.
-¿Y cómo lo vas a impedir, cara de tonto? Y ya lo sabes, todo lo que hay en este cuarto es mío, así que ni pienses en tomar algo sin mi permiso. Ahora lárgate.

Miguelito no daba crédito a lo que escuchaba, ¿él era el niño modelo?, ¿era ese mocoso impertinente el ejemplo a seguir? La verdad es que todos estaban equivocados, el chavalillo estaba muy lejos de ser el ingenuo, cándido e iluso que le habían hecho creer. Sólo era cuestión de tiempo, en cuanto sus papás se dieran cuenta de que habían invitado a vivir con ellos a un monstruo lo pondrían de patitas en la calle. Pronto se daría cuenta de que el iluso era él. Conforme los días pasaran la guerra se volvería más intensa y Miguelito tenía todas las de perder.

* * *

Jesús no tuvo que hacer demasiado esfuerzo por ganarse la confianza y credibilidad de los padres de Miguel, pues desde antes de llegar ya contaba con ellas, creían ciegamente en la bondad de ese chapucero. Miguel no deseaba pensar en resignarse pero tampoco se le ocurría algo para desenmascararlo. Estaba convirtiéndose en algo verdaderamente insoportable tener que aguantar en silencio la hipocresía de Jesús, su vocecita melosa y su tonito ñoño eran algo patético.

-Tengo a tus padres comiendo de mi mano, creen ciegamente en lo que les digo; entre tu palabra y la mía, prefieren la mía.
-¡¡No es verdad!! -El tono con el que dijo aquello podría hacer pensar a cualquiera que Miguel creía en lo que decía, nada más lejos de la realidad; el pobre niño trataba de convencerse a él mismo.
-Ya veremos en los próximos días quién tiene la razón -remató con mirada perversa Jesús- si estás tan seguro de lo que dices no tienes nada que temer.

Aquellas palabras hicieron que a Miguel se le hiciera un nudo en el estómago, que las piernas le empezaran a temblar y las manos a sudar.

* * *

-¿Qué haces aquí, mi amor? -Preguntó preocupada Doña Gruñona cuando semanas más tarde descubrió a primera hora de la mañana a Miguel Ángel durmiendo en el sillón de la sala.
-Miguel es muy buen niño, señora -en ese momento entraba a la sala el pequeño Cristo-: me permitió dormir solo en el cuarto para que estuviera más cómodo, yo le insistí en que no era necesario pero no quiso escucharme.
-¡No es cierto! -Miguelito se incorporó rápidamente al escuchar aquella patraña y parado sobre el sofá gritó: Esa es una mentira, un embuste, él no me permitió entrar a dormir a MI cuarto, se lo apropió, me dijo que ahora era suyo y que me fuera buscando otro lugar para pasar la noche... además amenazó con pegarme si lo acusaba con ustedes.
-¡Esto es el colmo! -Dijo la señora con tal furia que Miguel ya podía imaginar la tunda que le daría a ese tal niño Jesús, con eso aprendería a no molestarlo y se daría cuenta de quién era realmente el consentido, el rey de la casa. Lástima que el golpe fue para Miguel, fue una bofetada terrible, realmente dolorosa, física y moralmente. Era la primera pero no la última que recibiría por culpa de su rival.
-No vuelvas a levantar falsos, jamás vuelvas a mentir de esa manera, qué diría la Virgen María si escuchara la manera tan grosera como te expresaste de su retoño; debería darte vergüenza, mira lo que has provocado, hiciste llorar al niño Jesús. En este momento vamos a que te laves la boca con jabón...

Doña gruñona tomó de la mano a Miguelito y lo llevó casi arrastrando hasta el baño.

Más confusión que rabia sentía el niño y, antes de llegar al baño, observó como el “niñito más bueno del mundo” le hacía una seña obscena con la mano.

* * *

Si lo anterior no bastara para demostrar que el niño Jesús era realmente un bribón de lo peor, lo que a continuación narraremos lo dejará más que confirmado.

Un buen día, o mejor dicho, un mal día comían Miguel, su madre y el enredador -suponemos que queda claro que aplicamos tal calificativo al niño Jesús- cuando de pronto lanzó el niño dios una mirada que de inmediato perturbó en gran manera al otro niño, es decir, al niño que estaba a punto de convertirse nuevamente en víctima. No hacían falta palabras, se podían adivinar los pensamientos que pasaban por la mente del pequeño verdugo: “Ahora te demostrare quién tiene realmente el control de la situación, observa la terrible verdad: tus padres me creen un santo y hagas lo que hagas te perderán la confianza”.

Miguelito hubiera querido correr a esconderse en las faldas de su madre y escuchar que siempre lo protegería de cualquier peligro, que jamás dudaría de él.

En un momento en que Doña gruñona se levantó para ir a la cocina, Jesús tomó con la mano un poco del puré que tenía en su plato, Miguel miraba absorto aquellos movimientos: sonrió el desalmado y se embarró aquella papilla en la cabeza. ¿Para qué demonios hacía aquello? se preguntaba Miguel y la respuesta llegó casi de inmediato, en cuanto Jesús escuchó los pasos de Doña Gruñona, gritó lastimeramente: “No hagas eso, Miguel: ¿por qué me arrojas de tu puré?”

-¿Qué te sucede Miguel? ¿No has aprendido la lección? ¿Quieres que otra vez te castiguemos?

Miguel ni siquiera respondió, un sentimiento de impotencia se iba apoderando de él poco a poco.

La operación se repitió hasta tres veces; cansada de que Miguel no pareciera entender lo que se le decía, la cegada señora le dio un manotazo seguido de un jalón de orejas y lo castigó dejándolo sin postre.

Lo que más le preocupaba era que por su expresión, Jesús le informaba que no pararía ahí la cosa.

-Mamá... -balbuceó Miguel sin saber que decir a continuación.

Doña Gruñona se levantó para ir de nueva cuenta a la cocina, esta vez para llevar los platos sucios y traer el postre del que por culpa del terrible enemigo no disfrutaría; Miguel quiso jugarse la única carta que tenía.

-Mamá, no te molestes; yo llevo los platos y traigo el postre. Quiero enmendar mi error.
-No, yo lo hago; y espero que en verdad estés arrepentido.

Miguel Ángel observó a su madre alejarse y si sus piernas se lo hubieran permitido hubiese salido corriendo.

-Observa esto, taradín... -Jesús estiró la mano hacia el tazón en el que se encontraba el puré sobrante, tomó la cuchara con la que lo habían servido y apuntó hacia Doña Gruñona.

“¡Cuidado!” quiso gritar Miguel pero era demasiado tarde, la perversa catapulta había hecho su trabajo y la papilla bañaba por la espalda a la ahora enfurecida señora.

Doña Gruñona lanzó una mirada acusadora a Miguel, se aproximó a él gritando; pero Miguel no escuchaba nada, no podía, únicamente veía aterrado a su madre, veía aquellos ojos tan llenos de rabia que sabía lo que le esperaba.

* * *

-Es horrible el comportamiento de Miguel Ángel, desde que llegó Jesús no ha hecho otra cosa que tratar de culparlo de todo... pienso que lo mejor que podemos hacer es regresar a Jesús a donde pertenece, debemos regresarlo a la Virgen María.

Música para sus pequeños oídos. Miguel estaba feliz, no podía creer lo que escuchaba escondido bajo la mesa, el intruso se iría y volvería a ser el rey de la casa.

-No, mujer; no recurramos al camino fácil, recuerda que ancho y espacioso es el camino que conduce a la perdición. Nuestro hijo debe aprender a ser un niño bueno, debe aprender a respetar a nuestro pequeño invitado; nunca le hemos pegado en serio pero... la próxima vez que se atreva a mentir o a molestar a Jesús...

La alegría duró poco, no sólo no se iba el arrimado sino que las cosas se ponían más difíciles.

* * *

Ni un solo punto ganó en la batalla Miguel Ángel, y lo peor es que llegaba ya a su fin.

GAME OVER. Lástima que no fuera como en las maquinitas que uno puede volver a echar una moneda para seguir intentando ganar, y aunque de momento no se logre, sí se gana experiencia y se van mejorando las técnicas de combate.

Pero en la vida hay batallas en las que se participa una sola vez y, si se pierde no queda más remedio que lamentarse por siempre; y para desgracia de Miguel, ya a su corta edad experimentaba el amargo sabor de la derrota en una batalla importante: la confianza y el respeto de los padres, y la confianza y el respeto por uno mismo.

“Un poco más, necesito un poco más de tiempo” imploraba Miguelito, pero ¿a quién?, no podía pedírselo a Dios, la idea ya le había pasado por la mente; pero cómo podría Dios ayudarle a ganar la guerra contra su hijo, su primogénito, por ello consideró inútil aquel pensamiento.

Tal vez debió meditarlo un poco más, ya Dios había desamparado al Hijo del Hombre en una ocasión (recordar si no aquellas terrible palabras: Dios, Dios, ¿por qué me abandonas?), las razones de Miguel eran justas y de vez en cuando también lo son las acciones del Todopoderoso.

El capítulo final de tan terrible y cruenta cruzada la escribió el villano de la historia, hubiéramos deseado que no fuera así. Mucho nos hubiera regocijado que Miguel desenmascarara al charlatán y que el Señor le diera una buena tunda para que se le quitara lo hipócrita y mala leche; y que Miguelito hubiera aprendido a no ser tan egoísta y viviera feliz lo que le restaba de infancia, que por otro lado, no era poco. Pero ésta no es una historia inventada, es de la vida real y como tal, hay ocasiones en que los protagonistas de los acontecimientos triunfan y veces en las que pierden miserablemente.

* * *

La madre de Miguel lloraba amargamente porque sabía que reformar a su hijo era una causa perdida. Miguel padre, por su parte, se paseaba de un lado a otro de la habitación y aunque no lloraba, ganas no le faltaban, pero no era el momento de que la cabeza de la familia se dejara caer, no podía darse el lujo de ser débil.

-¡Dios, dame una señal, una sola señal sobre lo que debo hacer! -Y aunque llorar es síntoma de espíritu débil, no lo es el pedir al Señor una ayudadita en los pesares de la vida, por ello es que Miguel padre gritó al Creador.

Miguel hijo, escondido debajo de la cama, escuchó aquel grito. Por eso es que sabía que la batalla terminaba, sus padres se habían encerrado en la biblioteca desde hacia varias horas a discutir sobre lo que harían. No había visto al niño Jesús desde la mañana y eso le preocupaba, deseaba pensar que el enemigo había dejado de existir o en el peor de los casos tenerlo frente a frente para saber cuál sería su último movimiento; ya era demasiado tarde para imaginar siquiera que sería posible responder a la última embestida, pero si vivir en el suspenso es insoportable hasta para el hombre que presume de tener nervios de acero, imaginemos lo que significa soportar esas circunstancias para un niño. ¿Qué planeaba el terrible mocoso?

-¡Sólo una señal, Dios! -Repitió Miguel padre y Jesús, que no había utilizado hasta entonces los poderes sobrenaturales de los que goza, convencido de que no era necesario hacerlo, pues con su inteligencia bastaba, decidió que el momento de hacerlo había llegado.

“¿Quieren una señal divina? ¿Quieren escuchar a Dios?, pues tendrán la señal y escucharan la voz de mi padre” Pensó el pequeño pillo. Jamás había osado usurpar el papel de su padre, sabía que eso era una falta grave, pero seguramente ni se daría cuenta con tantas ocupaciones y si lo llegaba a ver no le reprocharía el atrevimiento. Cuando se es el príncipe del universo no hay posibles prohibiciones. Y esta es la razón por la que el niño Jesús era tan pedante y ególatra, el Señor jamás había aplicado los consejos de la Biblia para educar a su primogénito, convencido de que la Biblia era realmente un libro inútil, producto de un lapsus de los tan comunes en Él. Jamás había recibido de su parte una nalgada para corregirlo y estaba tan consentido que sus caprichos eran órdenes. Irónicamente, Jesús, el niño más mimado, desobediente, impertinente y respondón, estaba a punto de hacer que Miguel recibiera la tunda más grande de su corta vida en castigo por su supuesta desobediencia. No lo malo sino lo peor del caso es que su macabra broma estaba a punto de salírsele de las manos, estaba a punto de engendrar un monstruo.

-¡Miguel!
-¿Quién me habla?
-El Dios de tu bisabuelo y de tu abuelo y de tu padre.
-Señor, discúlpanos por no haberle dado a tu hijo el trato que se merecía...

La Madre de Miguel dejó a un lado el llanto y se incorporó de inmediato para interceder por su primogénito:

-¡Disculpa a nuestro hijo, no sabe lo que hace!
-¡¡Callad!! Les diré lo que tienen que hacer y si cumplen mis mandatos Miguel Ángel podrá salvarse del infierno... -Para ese momento Jesús estaba a punto de carcajearse al ver las caras de aquellos crédulos que ignoraban que tal lugar no existe, que se trata únicamente de un mal entendido.
-¡Haremos lo que pidas!
-Bien, pero si no cumplen al pie de la letra se condenará eternamente y sus sufrimientos no tendrán fin... Su hijo es rebelde y al rebelde se le dará el castigo adecuado.
-Obedeceremos, Señor.
-Pero ten piedad de nuestro hijo.
-¡Silencio! ¿Acaso le dirán a su Dios lo que debe o no debe hacer?...

Una Biblia resplandeciente apareció en medio de la habitación, ante la vista de los preocupados padres.

-¡Tomad el libro!

En cuanto La Palabra se posó en las manos femeninas, con gran brusquedad una fuerza invisible comenzó a hojear el libro.

-¡Obedecerán sin rechistar! Lean los párrafos señalados.

El que detiene el castigo, a su hijo aborrece: más el que lo ama, madruga a castigarlo.
No rehúses la corrección del muchacho: porque si lo hieres con vara no morirá. Tu lo herirás con vara, y librarás su alma del infierno.
La vara y la corrección dan sabiduría: más el muchacho consentido avergonzará a su madre.

Jesús dudó por un momento pero al final les hizo leer la parte más cruel, es aquí donde su broma se le salió de las manos; y es que difícilmente puede un niño tan pequeño y mimado medir las consecuencias de sus acciones.

Y si alguno tuviere algún hijo contumaz y rebelde, que no obedece a la voz de su padre ni a la voz de su madre, y habiéndolo castigado, no les obedeciere; Entonces tomarlo han su padre y su madre, y lo sacaran a los ancianos de su ciudad: Este nuestro hijo es contumaz y rebelde, no obedece a nuestra voz. Entonces todos los hombres de la ciudad lo apedrearán con piedras, y MORIRÁ: así quitaras el mal de en medio de ti y todo Israel oirá, y temerá.

Los ojos de aquellos padres estuvieron a punto de salírseles de sus órbitas, la Biblia cayó al suelo y pronto comenzaron las quejas, que sin ningún reparo fueron sofocadas por quien se hacía pasar por Dios.

-¡Dejen sus lamentos! Si lo hacen salvarán del infierno a su hijo, de lo contrario sus lamentos sarán escuchados por siempre. Haced como Abraham, nunca dudó en obedecer cuando mi padre le pidió en... digo, cuando le pedí en sacrificio al joven Isaac. ¡Cumplid mis órdenes!

Rió, realmente rió con ganas una vez que desapareció de la vista de los padres de Miguel; deseaba ver hasta donde llegaban esos dos. Aunque hay que decir, en honor a la verdad, que no tenía en mente que cumplieran con la última parte, sólo deseaba que Miguel recibiera una lluvia de varazos.

Jesús apareció en el cuarto de Miguelito.

-Creyeron que era Dios, me creyeron, tal vez ya llegó el momento de sustituir a mi padre, después de todo es viejo. –Le informó a Miguelito la pequeña deidad.
-¿Te hiciste pasar por Dios?
-Sí, tus padres creyeron que mi padre les ordenaba darte una buena paliza para salvarte del infierno. ¡La que te espera, bobo!

El niño no pudo contener su rabia y se le fue encima al usurpador.

-Confiesa todo o yo te daré una paliza peor de la que reciba. -Le exigió Miguelito al malvado huésped.
-¿Insistes en retarme? Eres más torpe de lo que pensé.

Y cuando Miguel comenzó a estrellar contra la pared a Jesús, entraron los padres del primero.

-¡Pero es que no entiendes, ¿verdad?! -comentaron los adultos con severidad.
-Nuestro hijo realmente se irá al infierno si no hacemos lo que Dios nos ha ordenado. –Comentó con auténtica preocupación doña gruñona.
-Mamá, papá... Dios no habló con ustedes, fue este niño tarado, él fue quien les dijo que me pegaran; es malo y mentiroso, el que merece la paliza es él. ¡Péguenle a él!
-¡Basta! -gritó su padre, y el grito fue acompañado de un golpe que hizo sangrar la nariz de Miguelito. Y mientras la nariz de Miguelito sangraba, el niño Jesús comenzó a llorar.
-¿Por qué no me quieres, Miguel? ¿Por qué siempre me acusas de cosas que tú haces? ¿Por qué todas las noches me golpeas la espalda si yo únicamente quiero ser tu mejor amigo?
-¡MENTIROSO!

La madre de Miguel, asustada levantó la camisa del niño Jesús para ver su espalda. Para sorpresa de los adultos la espalda del niño divino estaba llena de moretones.

-¡Esto es el colmo! -Gritó la madre de Miguel, lo tomó fuertemente de la mano y lo llevó casi arrastrando hasta la biblioteca, Miguel padre los siguió y cuando los tres estuvieron dentro cerraron la puerta dispuestos a obedecer La Palabra hasta sus últimas consecuencias.

Miguel ya no intentó explicarse, nada podía hacer contra aquel impostor que había armado tan bien las cosas.

Jesús se carcajeó al imaginar los varazos que le darían al niño idiota. Pensaba asomarse más tarde para ver cómo iban las cosas, deseaba burlarse de Miguel cuando la paliza terminara... No podría cumplir su deseo.

Demasiado tarde fue cuando vio que aquel par cumplía TODO sin rechistar, no porque no amaran a su hijo, al contrario. “Con esto lo libramos del infierno”, pensaron.

Hizo lo mejor que podía hacer; no quiso escuchar los lamentos ni ver más el cuerpo sin vida de Miguel, aunque la imagen de éste lo seguiría por mucho tiempo.

***

Jesús ya no quiso saber nada de la tragedia que había provocado. Nunca se enteraría de lo sucedido en aquella casa, en aquel lugar que había dejado de ser un hogar por su culpa.

En el cielo nadie se enteró de lo acontecido (al menos nadie abrió la boca para informarlo).

El Príncipe del Universo no gusta de pensar mucho en el asunto, trata de olvidar todo sin lograrlo y tiene terribles pesadillas; pero ni siquiera eso logró que dejara sus actitudes pedantes.

Árbol que crece torcido...

En la Tierra, sobre todo en vísperas de Navidad, millones de padres -ignorantes de todo lo acontecido a Miguel Ángel y a su familia- invitan a sus hijos a buscar a Dios y a su primogénito. Les exhortan a convertir al niño Jesús en su mejor amigo.

domingo, diciembre 18, 2005

Para ser astrólogo



Si los astrólogos a veces aciertan
a decir la verdad, debe ser atribuido a la suerte
Johannes Kepler


¿Qué requisitos deben reunir aquellas personas interesadas en dedicarse a la astrología? Desvergüenza, deshonestidad y descaro.

Intentaré demostrar en las siguientes líneas que no digo esto por estar amargado, o por ser un cínico.

Sólo puedo imaginar dos clases de astrólogos: aquellos que saben perfectamente que su “arte o ciencia” es una farsa, y aquellos que tienen la cabeza tan llena de fantasías que son incapaces de verse críticamente (de ahí que no puedan poner a prueba sus afirmaciones).

Una persona honesta (consigo misma y con los demás) no tiene futuro en la astrología. ¿Por qué? Pues porque al terminar el año se percataría de dos cosas: que las predicciones que hizo no se cumplieron y que sucedieron muchas cosas (importantes, impactantes, trascendentes o graves) que ni siquiera pasaron por su mente. Entonces se desengañaría y tiraría sus cartas astrales a la basura.

Pero resulta que, al acercarse el fin de año, los astrólogos (videntes y brujos) de todo el mundo ponen a la venta sus “guías astrológicas” sin sentir la menor vergüenza por sus predicciones fallidas. Pero hay más, se agarran a cualquier suceso medianamente parecido a la predicción lanzada meses atrás y gritan “¡se los dije!”. Más adelante daré un ejemplo de esto, ahora recordemos las predicciones que para este año que está terminando lanzó la astróloga “Giovannita” (así le llama todo mundo). El periodista Mauricio-José Schwarz recopiló la mayor cantidad de predicciones que lanzaron los charlatanes, pueden encontrarlas (en detalle o en resumen) en El retorno de los charlatanes.

Las siguientes predicciones fueron tomadas de ese sitio.

Se pone Giovanna apocalíptica

La astróloga más famosa de México da sus predicciones para este año 2005; no son muy halagadoras.

Por Show Press
Tabasco HOY
México, D.F. 00:00 horas
Domingo 02 de Enero de 2005

A partir de 2005, México y el mundo sufrirán lo profetizado por San Juan en el Apocalipsis y un nuevo Mesías será enviado por Dios a la tierra, probablemente nacerá en Estados Unidos, para renovar la fe de la humanidad.
La más famosa astróloga de México, Giovanna, lo deja asentado así en su "Guía Astrológica 2005", libro editado por Televisa.
Todo lo presagiado por Giovanna es negativo: terremotos, maremotos, erupciones de volcanes y hasta la caída de un gran meteoro en la tierra, incluyendo la posibilidad de una tercera guerra mundial. Todo afecta a México.
"De una cosa estoy totalmente segura; pronto, más pronto de lo que imaginamos, se presentará entre nosotros un nuevo enviado de Dios, tal vez en el vecino país del norte, para volver a recordarnos que Dios es y que debemos volver a su regazo, y aprender nuevamente de memoria los mandamientos de la Ley, modificar nuestra conducta a través de tomar conciencia y volver el camino de la Luz de la Divinidad", describe Giovanna a manera de consuelo.
Sus principales predicciones, sobretodo lo referente a México, son las siguientes.
En la farándula...
"En México, dos famosos cantantes de música moderna se suicidarán. Uno después de su boda en su casa de Acapulco y el otro en un accidente de motocicleta.
"Habrá más astronautas mexicanos, tal vez tres o cuatro".
Los males del mar...
"Mucho dolor en las costas del golfo de México, Veracruz, Tampico, Villahermosa, muchos heridos y muchas pérdidas".
Erupciones de volcanes...
"En México el Colima, el Paricutín, el Tuxtla, el Chichonal y el Popocatépetl, que lanzará su vomitada de lava y fuego".
Más temblores...
"Toda la falla de San Andrés se vuelve polvo a causa del terremoto, desde San Francisco hasta el Istmo de Tehuantepec y Sudamérica. Estados Unidos será muy afectado, se caerán edificios como el Empire State y el Astoria.
"En la costa chica de Guerrero estará todo en ruinas, así como en Pinotepa Nacional. Desde Baja California hasta el istmo de Tehuantepec la afectación será mayúscula. ¿Desaparecerán?, ¿Se desplazarán? No lo sé, exactamente. La sierra madre se desgajará.
"En la ciudad de México, mucha gente sufrirá, la alarma sísmica no es suficiente, un alto funcionario del gobierno saldrá corriendo de su despacho cayendo de frente a Catedral. Las torres de Televisa se caen y arde el edificio. La nueva Santa María y la Santa María sufrirán mucho. El centro será muy dañado, el temblor será por la mañana antes del mediodía, posiblemente a las 11:07 horas. Oaxaca, Guerrero y Michoacán, sufrirán, habrá muchas pérdidas humanas y materiales. No sé si el movimiento de la tierra lo produzca algo que caerá del cielo o si proviene de debajo de la tierra o ambas cosas a la vez", presagia la astróloga.
Crack económico...
"Habrá una revolución financiera, un gran crack en la economía mundial será la causa de que el sistema financiero empiece a desaparecer. ¿Será Singapur el creador de un nuevo sistema financiero?.
"Serán afectados todos los países, desarrollados y no, el dólar sufrirá muchos golpes bajos y la caída de la bolsa de Nueva York, el índice Dow Jones, las repercusiones que tendrá en todos los mercados del mundo, provocará que famosos financieros se suiciden.
"Todos los países contraerán sus monedas para evitar la inflación. En México subirá también el precio del petróleo (lo que puede ser positivo).
"La clase política de nuestro país vivirá una gran crisis, claro, no hay líderes que valgan la pena. Tal vez nuevos asesinatos entre ellos. En México habrá pena de muerte para asesinos, secuestradores y narcotraficantes. Manifestaciones en el Distrito Federal y en los estados, tal vez intervenga el ejército para controlar los grupos".
¿Quién es Giovanna?
No solamente es la primera astróloga de México, sino también la más reconocida.
Participa diariamente en el programa de radio "Todo para la Mujer", de Máxime Woodside.
Lleva treinta años estudiando astrología y ha recibido enseñanzas de grandes maestros como Krishnamurti, una eminencia en la materia a nivel mundial.
Es una ferviente creyente en Dios.
Sus acertadas predicciones han impresionado a su público, entre las más destacables se encuentran: El temblor de 1985 en el Distrito Federal, el asesinato de Colosio, los atentados contra las torres Gemelas en Nueva York, y la caída del Muro de Berlín.

Interesante lista de predicciones. Lo primero que llama la atención es que los astrólogos se especializan en predecir muertes y catástrofes, supongo que eso se debe a la publicidad que pueden hacerse si llegan a atinarle; desgraciadamente para Giovannita, no podrá hacerse publicidad con la lista anterior (lo que más llama mi atención es lo del súper temblor que dañaría las instalaciones de Televisa).

Comentaba que los astrólogos le atinan hasta cuando no le atinan; es decir, las predicciones fallidas o no las mencionan o las acomodan para hacerlas pasar por predicciones acertadas. Aquí está el ejemplo:
¿Recuerdan los suicidios que vaticinaba Giovanna? Según ella dos cantantes se suicidarían, uno en su casa de Acapulco, el otro en su motocicleta.

¿Algún cantante se suicidó en su casa de Acapulco? No (todavía no termina el año, Giovannita tiene unos días para acertar). Pero –como veremos más adelante- Giovanna repite la misma predicción para el 2006. Supongo que su idea es seguir usando esta predicción hasta que “se cumpla”, o sea que, año con año, nos la seguiremos encontrando en sus libros.

¿Algún cantante se suicidó cuando manejaba su motocicleta? Tampoco. Aunque según Giovannita acertó en esta predicción...

En la publicidad que acompaña su “Guía astrológica 2006” se puede leer: Predijo la muerte de un artista en motocicleta.

Hace algunos meses murió atropellado el actor Edgar Ponce. Edgar y sus compañeros del espectáculo “Sólo para mujeres” decidieron grabar un promocional en el que aparecerían en motocicleta. Estaban ensayando a primeras horas de la mañana en el periférico cuando una camioneta se les va encima. Esto quedó grabado en una cinta. Edgar falleció. El conductor de la camioneta admitió que se encontraba somnoliento, por ello es que no se cambió de carril siendo que había espacio para hacerlo. La cinta es clara: no se trata de un suicidio, por otro lado Edgar no era cantante. Pero eso no importa, Giovannita habló de la muerte en motocicleta de alguien relacionado con los espectáculos. ¿Soy demasiado quisquilloso por no admitir que sí le atinó?

Juzgue el lector tomando en cuenta que Giovanna predice para el próximo año la muerte de un cantante mientras viaja en motocicleta.

¿Y qué hay de otras predicciones fallidas de esta señora? Que si el Papa Juan Pablo II moriría –de cusas naturales- en 1998, que si ese año el mundial Francia 98 lo ganaría Brasil (lo ganó Francia), que si el año pasado sería asesinado el presidente de Estados Unidos, que si un meteorito chocaría con la Tierra este año, etc.

¿Están de acuerdo en que para ser astrólogo se necesita se descarado, desvergonzado y deshonesto?

Aquí va un resumen de las predicciones que Giovannita lanza para el próximo año, fueron tomadas de la revista TvyNovelas (lo que uno tiene que andar comprando para mostrar que la astrología es una farsa):

Como mencionaba, repite predicciones del año pasado (aunque ahora no menciona que se tratará de suicidios):

*Dos cantantes mexicanos perderán la vida; uno en su casa de Acapulco y su estatua quedará siempre en el puerto; el otro mientras viaja en motocicleta.

Otras predicciones sobre el mundo del espectáculo son:

*Un cantante de ópera italiano perderá la voz por hacer dietas para adelgazar y una actriz de cine europeo será asesinada.
*Morirá un conocido compositor e interprete de música popular al arder los fuegos artificiales mientras da un show. También se incendiará el Covent Garden de Londres.
*Un cantante extravagante que pide leche de burra para bañarse y pisos de hotel completos para él será secuestrado por un grupo de terroristas franceses.

Una de las más locas predicciones:

Algo se verá en el mapa celeste que nos causará alarma, temor y conmoción; posiblemente un meteoro de grandes proporciones el cual ocultará la luz del sol. Debemos estar preparados para un impacto. Aunque esto no será el fin del mundo, provocará una gran transformación de la humanidad, que nos hará tomar conciencia en cuanto a lo necesario que es estar en armonía con el cosmos.

Lo del impacto de un meteorito también lo había mencionado para este año. Giovanna está verdaderamente de miedo (es curioso que la astróloga aparezca tan sonriente mientras nos presenta la lista de desgracias que nos esperan), aquí algunos ejemplos:

La Estatua de la Libertad caerá y una parte de la Tierra de Fuego desaparecerá. El mar entrará en Brasil y miles de personas morirán en ciudades como Manaus, Fortaleza, Belo Horizonte y Vitória. Costa Rica y Nicaragua también se verán afectados; San José, Cártago y Alajuela serán las ciudades más dañadas. En Venezuela caerán grandes edificios; Maracay, Valencia, Cumaná y San Cristóbal padecerán la muerte de casi la cuarta parte de su población. Tanto en Colombia como en otras partes del mundo, los cerros y las montañas se desgajarán. (Por un terremoto) En Honolulu se caerán casi todos los hoteles de lujo frente a las playas de Waikiki y habrá gran pérdida de vidas humanas. En Madrid, la fuente de La Cibeles caerá, así como los grandes almacenes. En París, el Arco del Triunfo será dañado y la Venus de Milo se hará pedazos. Asimismo, la Torre de Pisa, en Italia, se irá a pique. En Inglaterra, el Palacio de Buckinghan se cuarteará y desaparecerá, y políticamente se convertirá en una república democrática. Las universidades de Eton y Harvard quedarán en ruinas. Una de las torres del Kremlin se vendrá abajo y varios funcionarios saltarán al vacío.

Más predicciones lanzadas para el año que termina y que Giovannita nos vuelve a recetar para el que viene:

Se perderán ciudades y vidas desde San Francisco hasta Oaxaca (México), e incluso América del Sur (toda la franja que comprende la Falla de San Andrés); será la catástrofe más grande de la que se tenga memoria. En Nueva York se vendrán abajo varios edificios, entre ellos varios pisos del Empire State y la torre del Waldorf Astoria.

México no se salva de los terremotos (más predicciones que se repiten):

En la capital, en la Colonia Roma, sólo se escucharán gritos de dolor, así como en la Condesa. Un grupo de edificios se desplomará y nos quedaremos sin electricidad. Los edificios coloniales permanecerán; sin embargo, caerán las viejas vecindades del centro. San Rafael y Santa María la Rivera sufrirán una gran tragedia. Se salvarán varias iglesias y museos, pero la parroquia de San Cosme quedará Giovanna. El terremoto en la Ciudad de México será entre las 11 y 12 del día. Oaxaca, Guerrero, Michoacán serán los estados más afectados. Debido a los terremotos, Pinotepa Nacional y la Costa Chica de Guerrero desaparecerán casi en su totalidad, todo estará en ruinas. La zona desde Baja California hasta Oaxaca se verá sumamente afectada y quizá la primera se desprenda del continente.

Otras predicciones:

*En un país europeo asesinarán a su presidente en una representación de ballet en el teatro nacional de su capital, este continente se verá afectado por un virus similar al ántrax.
*El premio Nobel de medicina estará en manos de un hindú gracias al descubrimiento de un medicamento contra el sida.
*En el Golfo de México se hundirán barcos cargados de petróleo y esto será la causa de una marea roja.
*Dos submarinos chocarán en el mar Mediterráneo frente a las Filipinas
(sic).
*En México, un grupo de sindicalistas tomarán un canal de televisión para exponer sus inconformidades.
*Miembros del imperio automovilístico en Hokkaido (Japón) se harán el harakiri por problemas económicos.
*Podría ocurrir una Tercera Guerra Mundial ¡Dios nos cuide!

Esta última predicción es de las que acostumbra repetir cada año.

Las predicciones ausentes: el próximo año se elegirá presidente en México, Giovanna escribe al respecto pero no nos dice quién ganará ¿por qué?, tampoco nos dice quién será el próximo Jefe de Gobierno del Distrito Federal, ¿quién ganará el mundial de futbol? No nos lo dice.

¿Y si no se cae la Estatua de la Libertad? ¿Y si ningún meteorito oscurece la Tierra por varios días (por cierto, a esta astróloga le gusta predecir oscurecimientos de la Tierra, hace unos años decía que ¡una cortina de fotones nos privaría de la luz del Sol!, algo que el periodista Mario Méndez Acosta desmentía en su antiguo programa de radio Muy Interesante)? ¿Y si ningún meteorito choca contra la Tierra? ¿Giovannita dejaría de dedicarse a la astrología si no se cumple lo que está vaticinando?, ¿reconocería que la astrología es un fraude?

Probaré suerte como astrólogo: en la carta astral de Giovannita veo que el próximo año nada dirá acerca de sus predicciones fallidas, que seguirá ganando dinero con el cuento de que puede ver el futuro, que –como siempre- sacará su “Guía astrológica 2007”, que esta guía tendrá predicciones que tampoco se cumplirán (¡órale! Puedo ver hasta lo que sucederá en dos años, espero que los astrólogos no se pongan verdes de la envidia), Giovannita de cualquier forma dirá que le atinó a algo, tampoco hablará de lo que no se cumplió... Bueno, hasta sé qué predicciones tendrá su guía para el 2007: que un artista morirá en su casa en Acapulco, que varios edificios importantes o famosos serán destruidos, que el cielo se oscurecerá por alguna razón (“posiblemente un meteorito”, escribirá), etc.

Si usted está pensando dedicarse a la astrología aquí van algunos consejos... ¡ah!, pero antes comentaré algo más acerca de Giovanna. Esta astróloga imparte un curso que llama “de milagros”. No sé en qué consiste el curso pero sí he escuchado sobre la prueba final: caminar sobre carbones encendidos. ¿Milagro?

El físico David William (de la Universidad de Pittsburg) organizó a 15 voluntarios para caminar sobre carbones al rojo vivo. Deseaba implantar un record: hacer el recorrido más largo.

Los voluntarios tenían ideas místicas acerca de esta experiencia, creían que se trataba del poder de la mente sobre el cuerpo.

“Fue intenso... ni siquiera tengo una ampolla... se siente bien” comentó uno de los participantes.

El sudor en la planta del pie podría ser la explicación, William también consideraba que la ceniza podría proteger la piel.

Para demostrar que no se trataba del poder de la mente sobre el cuerpo se hizo una demostración con una mujer caminando con una media puesta, la media no se dañó.

David William realiza otros “milagros”: meter y sacar rápidamente la mano en plomo fundido (el truco está en mojar la mano) o recostarse sobre una tabla con clavos mientras le colocan otra tabla -que también tiene clavos- sobre el pecho, un bloque se coloca sobre ésta y a continuación el bloque es golpeado. Otros profesores de física –como Paul Hewitt- realizan este “milagro”. Giovannita podría usar estas ideas para su curso.

Ahora sí vamos con los consejos para ser astrólogo:

*La naturaleza está de su lado, siempre causa problemas: terremotos, erupciones volcánicas, huracanes, etc. Recurrir a estos fenómenos para hacer “predicciones” es garantía de éxito.
*Siempre hay crímenes de todo tipo (asesinatos, asaltos, secuestros, etc.), y los políticos o la gente que se dedica a los espectáculos sufre este tipo de cosas. Use esto a su favor. Tome en cuenta que la gente recuerda las “predicciones” más impactantes.
*No abuse de las dos anteriores recomendaciones, es de mal gusto predecir tanto desastre (tal como acostumbra hacer Giovanna), no se convierta en el profeta de la calamidad. Recuerde que la gente también busca esperanza.
*Sea lo más vago posible: es probable..., tal vez..., pudiera suceder que..., etc.
*Procure estar medianamente informado, eso le permitirá extrapolar información.
*Arriésguese: aunque es bueno ser lo más vago posible, haga también predicciones precisas e impactantes. Giovanna predijo la muerte del Papa y falló, pero nadie se lo recuerda y si le hubiera atinado habría sido muy buena publicidad.
*Recurra a lo más obvio: Si se acerca un mundial diga que ganará Brasil (si falla nadie se lo echara en cara, a lo más algún amargado escéptico lo comentará en su blog, es decir, el negocio no se verá afectado), o averigüe cuál es el equipo favorito de los expertos en deportes.
*Hable de ángeles, espíritus o del avance del conocimiento de lo sobrenatural, ahí nunca hay pierde. “El próximo año los ángeles comenzarán a comunicarse más frecuentemente con nosotros” ¿Qué significa esto? Nada, pero sirve para llenar páginas y páginas de libros ($). ¿Cómo podría un escéptico refutar la predicción? De ninguna manera. También puede hablar de extraterrestres: “Los hermanos del cosmos darán mensajes de espiritualidad a los elegidos” Nunca falta algún loco que diga haber recibido mensajes así. Otra afirmación puede ser: “la religión y la ciencia se acercan más” Si un escéptico pide un ejemplo concreto puede mencionar la teoría del diseño inteligente o el creacionismo “científico”.
*Es completamente válido repetir predicciones hechas con anterioridad, pero no abuse, si ha repetido la misma predicción varios años seguidos, déjela descansar una temporada (no se queme tan fácilmente).
*¡¡Sea creativo!! Elabore nuevas formas para vender viejas supersticiones. He aquí varios ejemplos: “Adquiera la carta astral de su ángel de la guarda”, “arregle su casa con feng shui –específicamente- para contactar con su espíritu protector”, “amuletos para la buena suerte hechos según su aura”.
*Si sucede algo que no predijo acuda de inmediato a algún medio de comunicación y afirme sí haberlo hecho, por lo general nadie le pedirá detalles sobre el medio en el que lo anunció. Tenga en cuenta que puede ayudarse de internet: en su página puede redactar la supuesta predicción y poner la fecha que usted quiera.
*Recuerde los requisitos mencionados al principio de esta entrada: debe permanecer tranquilo cuando pongan en evidencia sus fallos; si siente remordimientos por mentir piense que al menos está haciendo sentir bien a la gente, si no controla sus sentimientos de culpa tendrá que buscar otra actividad para ganarse la vida.

Y antes de terminar esta entrada recordemos dos curiosas predicciones del “Brujo mayor”. Antonio Vázquez Alba aseguró que:

“los fenómenos naturales no golpearán a México este 2005, de manera significativa, habrá algunos temblores, pero ninguno de ellos importantes”

Los hechos se oponen a las pretensiones de profeta del Brujo mayor: los fenómenos naturales (huracanes) golpearon Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo y Veracruz.

También dijo que:

“El Papa se mantendrá mal de salud pero estable, ya he dicho que se mantendrá en el poder y este año no será la excepción, aunque ya se están haciendo elecciones por debajo del agua para el sucesor, yo mantengo mi predicción de que el Papa no va a morir, sino que va a abdicar y va a dejar a un Papa en vida”

Otros brujos decían que Juan Pablo II si fallecería, supongo que esos son los buenos...

El Brujo mayor afirma que acierta en un 75%, supongamos que lo mismo afirmarán los demás “videntes”, ¿cómo saber si realmente pueden ver el futuro o si sólo se trata de “Ave María, dame puntería”? La respuesta nos la dan las siguientes cuatro circunstancias que se pueden observar en estos profetas: 1. Le atinan cuando afirman cosas obvias. 2. Sus fallos son graves (por ejemplo fallar al predecir qué equipo ganará el mundial de futbol, fallar al predecir para 1998 la muerte del Papa, o fallar al predecir que Juan Pablo II continuaría con vida este año). 3. Como ya mencionaba, pasan cosas trascendentes que no fueron capaces de “ver”. 4. La mayor parte de sus afirmaciones son imprecisas. Me vienen a la mente las palabras de Kepler que anoté al principio de esta entrada.

Pero los astrólogos no están solos en la venta de supersticiones.Los brujetes no dejan de inventar formas para ganar dinero dando atole con el dedo. En un programa matutino de TV se dieron consejos para poner adornos navideños usando ¡¡feng shui!! Que si uno desea dinero debe poner el árbol navideño al fondo a la derecha, que si uno quiere encontrar el amor debe colocarlo al fondo a la izquierda, que si lo que se quiere es salud debe poner esferas de no sé qué color, etc. Bueno, las supersticiones de fin de año nos invaden. Uffffff.

viernes, diciembre 16, 2005

LOS PARADIGMAS EN LA FILOSOFÍA DE LA CIENCIA
O
¿ES LA CIENCIA UNA RELIGIÓN?
(Segunda parte)




CRISIS Y EMERGENCIA

Gracias a los cambios que tienen lugar en el paradigma los científicos explican un conjunto más grande de fenómenos, también pueden profundizar en los fenómenos ya conocidos. Un paradigma cambia tanto por la aceptación de nuevos hechos como por el surgimiento de nuevas teorías.

Un periodo de profunda inseguridad profesional antecede a la elaboración de nuevas teorías. Los científicos se percatan de que una teoría puede no ser adecuada para describir los hechos o fenómenos conocidos, los científicos pueden comenzar a notar que no son capaces de aplicar de forma consistente su teoría. El surgimiento de varias teorías o de muchas versiones de una misma teoría son algo común en los periodos de crisis. Una nueva teoría surge cuando se fracasa en la resolución de problemas, cuando una teoría es incapaz de resolver sus problemas entonces surge una nueva que le hace la competencia, esta nueva teoría parece una respuesta directa a la crisis.

RESPUESTAS

Los científicos no renuncian a un paradigma a pesar de comenzar a perder su fe en éste. Los investigadores no rechazan paradigmas por el hecho de enfrentarse con anomalías, las anomalías sólo pueden causar una crisis o a reforzar una ya existente, esto se debe a la reacción de los científicos ante éstas: realizar modificaciones ad hoc para eliminar el conflicto. “Una vez que ha alcanzado el status de paradigma, una teoría científica se declara inválida sólo cuando se dispone de un candidato alternativo para que ocupe su lugar.” ¿Cómo eligen los científicos entre paradigmas? “el juicio que conduce a esa decisión involucra la comparación de ambos paradigmas con la naturaleza y la comparación entre ellos”.

Kuhn llama tensión esencial a la necesidad que tienen los científicos de tolerar vivir en un mundo desordenado, es decir, la necesidad de tolerar las crisis.

Cuando un científico ha aceptado un paradigma ya no puede prescindir de uno. Rechazar un paradigma es sinónimo de rechazar la ciencia.

La crisis que provoca el paso de la ciencia normal a la ciencia fuera de lo ordinario se produce cuando los científicos se percatan de que un fenómeno es algo más que sólo un enigma de la ciencia normal.

“Cada vez le presta mayor atención un número mayor de los hombres más eminentes del campo de que se trate. Si continúa oponiendo resistencia, lo cual no sucede habitualmente, muchos de ellos pueden llegar a considerar su resolución como el objetivo principal de su disciplina”. Los científicos continúan su labor sin lograr vencer la resistencia, entonces las reglas se hacen confusas, el paradigma comienza a ser puesto en duda, las anteriores soluciones que habían sido aceptadas se ponen en duda.

Cambiar de paradigma es crear una nueva tradición de ciencia normal, es una reconstrucción del campo. ¿Cómo trabaja el científico durante la búsqueda de un nuevo paradigma? “Primeramente, parecerá a menudo un hombre que busca al azar, probando experimentos para ver qué sucede, buscando un efecto cuya naturaleza no puede prever. Simultáneamente, puesto que no puede concebirse ningún experimento sin algún tipo de teoría, el científico en crisis tratará constantemente de generar teorías especulativas que, si dan buenos resultados, puedan mostrar el camino hacia un nuevo paradigma y, si no tienen éxito, puedan desdeñarse con relativa facilidad.” Localizar y definir las causas de un conjunto disperso de anomalías es parte de una investigación no-ordinaria.

Kuhn nota que es “sobre todo, en los periodos de crisis reconocida, cuando los científicos se vuelven hacia el análisis filosófico como instrumento para resolver los enigmas de su campo. Los científicos generalmente no han necesitado ni deseado ser filósofos. En realidad, la ciencia normal mantiene habitualmente apartada a la filosofía creadora y es probable que tenga buenas razones para ello. En la medida en que los trabajos de investigación normal pueden llevarse a cabo mediante el empleo del paradigma como modelo, no es preciso expresar de manera explícita las reglas y las suposiciones.” El surgimiento de paradigmas puede ir precedido y acompañado de reflexiones filosóficas. Los investigadores que logran inventar nuevos modos de unir datos son, por lo general, jóvenes que no estaban comprometidos con las reglas tradicionales de la ciencia normal.

Resumiendo podemos decir que los síntomas del paso de la ciencia normal a la ciencia no-ordinaria son: “La proliferación de articulaciones en competencia, la disposición para ensayarlo todo, la expresión del descontento explícito, el recurso a la filosofía y el debate sobre los fundamentos.”


LAS REVOLUCIONES CIENTÍFICAS

¿Qué son las revoluciones científicas? Son “episodios de desarrollo no acumulativo en que un antiguo paradigma es reemplazado, completamente o en parte, por otro nuevo e incompatible.”

Estas revoluciones se inician con un sentimiento creciente de que un paradigma ha dejado de funcionar en la exploración de una parte de la naturaleza. Las revoluciones científicas sólo son percibidas por aquellos científicos cuyos paradigmas fueron tocados, los científicos de otras áreas verán estas revoluciones simplemente como parte normal del proceso de desarrollo.

Kuhn encuentra paralelismos entre las revoluciones políticas y las revoluciones científicas, cree encontrar en la historia la evidencia de esto.

¿Cómo se desarrolla la lucha entre paradigmas? Kuhn asegura que los científicos no pueden evaluar los paradigmas y elegir alguno mediante los procedimientos de evaluación que utilizan en el periodo de ciencia normal, ya que esos procedimientos dependen del paradigma que se discute. La elección de paradigma no depende sólo de la lógica y la experimentación, esto se debe a la incompatibilidad de los paradigmas, “es evidente que debe haber un conflicto entre el paradigma que descubre una anomalía y el que, más tarde, hace que la anomalía resulte normal dentro de nuevas reglas.” Además cada paradigma evalúa de forma diferente los problemas y las soluciones que se proponen, no sólo eso, los paradigmas en conflicto explican problemas diferentes.

“Los paradigmas sucesivos nos indican diferentes cosas sobre la población del Universo y sobre el comportamiento de esa población... la recepción de un nuevo paradigma frecuentemente hace necesaria una redefinición de la ciencia correspondiente. Algunos problemas pueden relegarse a otra ciencia o ser declarados absolutamente ‘no científicos’. Otros que anteriormente eran triviales o no existían siquiera, pueden convertirse, con un nuevo paradigma, en los arquetipos mismos de la realización científica de importancia. Y al cambiar los problemas también lo hacen, a menudo, las normas que distinguen una solución científica real de una simple especulación metafísica, de un juego de palabras o de un juego matemático.”

Recordemos que Kuhn cree ver en la historia evidencia de que la ciencia no es acumulativa (que es como tradicionalmente se nos ha presentado), así que el cambio de un paradigma a otro no debe considerarse como un cambio “de un tipo metodológico más bajo a otro más elevado”. No hay un desarrollo acumulativo ni en los problemas y normas, ni en las teorías.

Kuhn afirma que las diferencias entre paradigmas son necesarias e irreconciliables. Y son necesarias porque sólo puede haber ciencia normal con la adopción de un paradigma, la naturaleza es demasiado compleja como para estudiarla al azar, por ello los científicos deben adoptar un paradigma, éste les proporcionara una guía para realizar sus investigaciones. “Al aprender un paradigma, el científico adquiere al mismo tiempo teoría, métodos y normas, casi siempre en una mezcla inseparable.”

CAMBIOS DEL CONCEPTO DEL MUNDO

Al cambiar de paradigma los científicos ven cosas nuevas, “los objetos familiares se ven bajo una luz diferente y, además, se les unen otros objetos desconocidos... Lo que antes de la revolución eran patos en el mundo del científico, se convierten en conejos después. El hombre que veía antes el exterior de la caja desde arriba, ve ahora su interior desde abajo.” En otras palabras: “aunque el mundo no cambia con un cambio de paradigma, el científico después trabaja en un mundo diferente.”

Kuhn recurre a los experimentos psicológicos –específicamente sobre percepción- para explicar el cambio de visión que acompaña al cambio de paradigma, “Lo que ve un hombre depende tanto de lo que mira como de lo que su experiencia visual y conceptual previa lo ha preparado a ver.” Sin embargo explica que estas aparentes similitudes son sólo especulaciones, así mismo explica lo que indican estos experimentos y las diferencias y similitudes con lo que muestra la historia de la ciencia. Pero ¿se trata simplemente de interpretaciones diferentes del mismo mundo? Kuhn afirma que no. “Frente a la misma constelación de objetos que antes, y sabiendo que se encuentra ante ellos, los encuentra, no obstante, transformados en muchos detalles”. No es que los científicos no realicen interpretaciones, las hacen constantemente durante la ciencia normal. “Dado un paradigma, la interpretación de datos es crucial para la empresa de explorarlo. Pero esta empresa de interpretación sólo puede articular un paradigma, no corregirlo.”

“Las operaciones y mediciones que realiza un científico en el laboratorio no son ‘lo dado’ por la experiencia, sino más bien ‘lo reunido con dificultad’. No son lo que ve el científico, al menos no antes de que su investigación se encuentre muy avanzada y su atención enfocada... las operaciones y las mediciones están determinadas por el paradigma.”

Afirma Kuhn que es posible que nunca se pueda hablar de “lo dado”. No se ha podido producir un lenguaje de las percepciones puras, esto indica que no podemos percibir sin paradigmas. “Tanto las indicaciones del metro como las impresiones de la retina son constructos elaborados”.

Los paradigmas que compiten se refieren a los hechos, pero cada científico ve los “hechos” de forma distinta, sinceramente ven cosas diferentes. “Lo dado se interpreta de acuerdo a la teoría”.

La conclusión de Kuhn es que “después de una revolución, los científicos trabajan en un mundo diferente”.

INVISIBILIDAD DE LAS REVOLUCIONES

Kuhn cree que existen muchos ejemplos de revoluciones científicas, entonces ¿por qué no es fácil percatarse de ellas?, ¿por qué han resultado invisibles? La imagen que de la ciencia tienen los científicos y los profanos surge de los libros de texto científicos, las obras de divulgación y la filosofía de la ciencia.

Sobre la imagen que de la ciencia presentan los libros de texto afirma: “En parte por selección y en parte por distorsión, los científicos de épocas anteriores son representados implícitamente como si hubieran trabajado sobre el mismo conjunto de problemas fijos y de acuerdo con el mismo conjunto de cánones fijos que la revolución más reciente en teoría y metodología científicos haya hecho presentar como científicos. No es extraño que tanto los libros de texto como la tradición histórica que implican, tengan que volver a escribirse inmediatamente después de cada revolución científica. Y no es extraño que, al volver a escribirse, la ciencia aparezca, una vez más, en gran parte como acumulativa.”

La forma en que los científicos tienden a ver la historia de su disciplina en parte se debe a que “Los resultados de las investigaciones científicas no muestran una dependencia evidente sobre el contexto histórico de la investigación”.

¿Cuál es la imagen falsa que se presenta de la ciencia? “la ciencia ha alcanzado su estado actual por medio de una serie de descubrimientos e inventos individuales que, al unirse, construyen el caudal moderno de conocimientos técnicos”.

¿Qué sucede realmente (es decir, qué sucede según Kuhn)? “Muchos de los enigmas de la ciencia normal contemporánea no existieron hasta después de la revolución científica más reciente... Las generaciones anteriores se ocuparon de sus propios problemas, con sus propios instrumentos y sus propios cánones de resolución. Tampoco son sólo los problemas los que han cambiado; más bien todo el conjunto de hechos y teorías, que el paradigma de los libros de texto se ajusta a la naturaleza, ha cambiado.”

¿Qué tipo de relación hay entre “hechos” y “teorías”? “... las teorías tampoco evolucionaron gradualmente para ajustarse a los hechos que se encontraban presentes en todo tiempo. En lugar de ello, surgen al mismo tiempo que los hechos a los que se ajustan, a partir de una reformulación revolucionaria de la tradición científica anterior, tradición en la que la relación que intervenía en los conocimientos entre el científico y la naturaleza no era exactamente la misma.”

Por la forma en que se transmite la ciencia a los aspirantes a científicos, éstos se hacen una idea equivocada sobre su evolución.

Los conceptos científicos no pueden existir sin un determinado contexto, por sí solos no significan gran cosa y su función es meramente pedagógica.

lunes, diciembre 12, 2005

MENSAJEROS DEL ENGAÑO
(Tercera y última parte)



Durante la noche Salxeido mamó de los dioses y en sus sueños visitó la morada de la cohorte celestial. Asistió a un circo en el que la estrella principal era Cristo. La pista estaba ocupada por docenas de Cristos desnudos y de todos colores: verdes, amarillos, morados, rojos, azules... Algunos hacían malabares, otros caminaban sobre el agua del estanque, otros saltaban aros con fuego, mientras un Cristo con un látigo en la mano hacía las veces de domador. Después asistió a un baile con la Virgen, quién la viera, tan seriecita que parecía; bailaron de todo, desde el pop más simplón hasta una salsa. Al final asistió a un concierto de rock pesado en el que Cristo, con el torso desnudo, argollas en los pezones y mostrando un tatuaje de la Guadalupana, cantaba estridentemente mientras un chingo de ángeles tocaba los instrumentos. Se la pasó bien, fue alucinante, maravilloso. Pero cuando se atrevió a gritar “¡¡otra, otra!!” en el momento en que se anunció el fin de la tocada, todos los asistentes lo miraron feo y con una patada en el trasero lo arrojaron a la Tierra. Cuando caía en medio de esa negrura se despertó. La borrachera que se había puesto con la sangre de La Morenita ya se le estaba pasando, ¿o no?

No podía recordar nada, siempre le sucedía eso, sólo tenía la seguridad de que se la había pasado chingonsísimo. Era una sensación extraña, “¿cómo puedo saber que me gustó si no recuerdo lo que vi ni lo que escuche?”; pero eso no era novedad, ningún místico recuerda sus maravillosos viajes. “Ni el ojo vio ni el oído escuchó”.

Y aunque él no recordaba nada, los dioses ya preparaban la próxima fiesta. La Virgen ahora quería bailar danzón con Salxeido.

Cuando su mente estaba ya más despejada observó que, bajo una apacible noche estrellada y una enorme luna llena, los otros hombres dormían, o por lo menos eso aparentaban; tal vez no tendría que matar, podía tomar sigilosamente el dinero y salir huyendo, caminar toda la noche, o encontrar un refugio cercano en el que esconderse, lo creerían lejos y después de reparar el autobús lo irían a buscar, él tomaría la dirección contraria y no los volvería a ver. Pero tal vez no dormían, la emoción de verse de pronto con una inmensa fortuna y la desconfianza en los otros podría mantenerlos despiertos, es cierto que habían decidido repartir todo el dinero en partes iguales además de haber jurado respetar la vida de los demás, pero se trataba de la palabra de personas a las que nunca en su vida había visto y por tanto no podía cometer la ingenuidad de ser tan crédulo e imaginar que respetarían su juramento. Los debía eliminar esa misma noche, mañana podría ser demasiado tarde, el autobús podía ser reparado, se repartirían el dinero y entonces la ira divina se descargaría sobre el pobre de Salxeido. Claro que podía ser peor ¿no crees?, si alguno de los hombres estaba armado podía eliminar fácilmente a los demás, es más, tal vez no era el único que ya planeaba los crímenes para esa misma noche, tal vez Salxeido estaba más cerca de la muerte de lo que pensaba, podía ser cuestión de minutos... o de segundos.

Pobre Salxeido, tenía la cabeza embotada con ideas absurdas; el temor de ser asesinado en cualquier momento le estaba haciendo ponerse a la defensiva. “¡Ayúdame a cumplir tus planes Señor, jamás he asesinado, ayúdame!” En respuesta: imágenes de dioses amenazantes, dioses bailando, jugando, corriendo, saltando aros, riendo, haciendo malabares, transformando agua en vino, haciendo uno y mil actos cómico-circenses lo fueron agotando hasta que lo venció el sueño. Se vio abordando un barco, huyendo de todo, se sintió aliviado al ya no tener que asesinar; dispondría del dinero como se le diera la gana, lo usaría para disfrutar de la vida y no para difundir estúpidas promesas y mensajes intrascendentes que a nadie importaban, los dioses se encabronarían pero con todo ese dinero podría hacer todo aquello con que siempre había soñado... ya no deseaba la sangre de los dioses, se olvidaría de ella... puñetas mentales, como el tipo que repite hasta el infinito que ya no necesita el alcohol y, sin embargo, cada día depende más de él. Frustrante, humillante, odio a los dioses por poder disponer de su vida como se les antojara... triste marioneta. De pronto una tormenta sorprende a la tripulación en alta mar, Salxeido se esconde, sabe que la tempestad no es sino la manifestación de la furia divina, la amargura le aprisiona el alma, sabe que vaya donde vaya los dioses lo encontrarán tarde o temprano, no hay manera de escapar; antes que la tripulación lo haga, decide arrojarse él mismo al océano.

Un ruido saca bruscamente de su sueño al ex jesuita, quien se ve siendo asesinado. Maldice abiertamente a los dioses. “¡¡¡Jamás debí escucharlos!!!... estoy pagando con mi vida por obedecerlos, por no haberme rebelado a tiempo...”

Jamás había mencionado la frase a pesar de que muchas veces le había pasado por la mente, ni siquiera había tenido el valor de susurrarla para sí, ahora que deseaba gritarla la angustia no se lo permitía: “¡¡¡¡¡Váyanse a la chingada!!!!!”

¿Pero qué crees?, sólo era el viento que tiró una lata vacía. La tensión se hace insoportable y se convierte en dolor de estómago. Salxeido se levanta, camina hacia donde están las sobras de la comida y toma el destapador-picahielos; se acerca a uno de los hombres y se prepara a cumplir el mandato... Angustia, aflicción, terror, mortificación, sudor frío, miedo que humedece sus pantalones... no puede, decide largarse, huir de la presencia de Yahvé, y mientras comienza a internarse en la carretera, los dioses, que observan la escena desde el cielo, fruncen el ceño. “Vamos Salxeido, hazlo, CLAVA ese picahielos”, le dice la voz femenina que ha estado escuchando.

Salxeido obedece.

Por fin se decide y los dioses maldicen.

Ante los ojos divinos, Salxeido había huido cobardemente, había escapado de toda responsabilidad. Pero en realidad se había enfrentado a los manipuladores, había escuchado, por fin, a San Pablo.

“Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus del mal que están en las alturas”

El mundo se le oscureció como a Jonás, pero a diferencia de éste, para Salxeido no sería únicamente por tres días.

De cualquier manera, ¿crees que le resultaría difícil a la Virgen encontrar una nueva pareja?

martes, diciembre 06, 2005

Durante algunos números de la revista Contacto Ovni el investigador Luis Ruiz Noguez publicó una sección titulada El rincón del escéptico.
En el número 15 (correspondiente a Julio de 1996) Luis publicó un artículo titulado La ufología al fin del milenio y las escobas voladoras (a pesar del tiempo transcurrido, el artículo no ha perdido vigencia).
Refiriéndose al libro Veredicto OVNI de Robert Scheaffer, la revista Sky and Telescope mencionaba “Si quieres tener un solo libro sobre ovnis, éste es tu libro”. Pues yo digo que si quieren leer un solo artículo sobre ovnis, éste es su artículo.
¿Quieren saber qué es la ufología? Sigan leyendo, Luis R Noguez nos explica cómo funciona la ufología y cómo piensan los ufólogos creyentes.


La ufología al fin del milenio y las escobas voladoras

Luis Ruiz Noguez

Cíclicamente los valores morales, religiosos y culturales sufren tambaleos peligrosos, principalmente al acercarse un fin de siglo o de milenio. En esos momentos resurge el fundamentalismo religioso y hay reacomodo en las creencias. El ambiente se vuelve propicio al surgimiento de diversas sectas que adoptan ropajes adecuados al momento. Tal es el caso actual del movimiento New Age escudándose tras su careta ecológica; las autonombradas paraciencias (como la astroarqueología, o el estudio de vestigios dejados en la Tierra por supuestos astronautas antiguos; la parapsicología que estudia los míticos poderes de la mente; la criptozoología que se ocupa de la posible existencia de animales ocultos como el Yeti o el Monstruo de Loch Ness, etc.) y la que ha tomado más impulso, por lo menos en nuestro país, la ufología u ovnilogía, que poco a poco se va transformando en la religión tecnológica posmoderna.

Estas paraciencias, que estudian los mundos “paralelos” y nada tienen de científicas, no han aportado nada al desarrollo del conocimiento humano y sólo han creado ilusiones y mundos para-lelos y para-anormales. Sin embargo, han tenido más incidencia en la mente del ciudadano común que los reclamos y advertencias de los verdaderos científicos. Tan es así que la palabra escéptico se ha convertido en un adjetivo peyorativo. A los escépticos se nos considera como necios, faltos de imaginación, agentes de la CIA y hasta inquisidores. Pero como veremos a lo largo de estas líneas, son los “otros” los verdaderos necios, inquisidores y faltos de cultura.

En los programas de confrontación televisados o radiados, los crédulos y analfabetas en ciencias se han atrevido a identificarse con Galileo, con Harvey y con los hermanos Wright, dejando a los escépticos el papel de reaccionarios. No obstante la historia muestra lo contrario, los científicos fueron siempre las víctimas.

Los inquisidores eran los que creían en los pactos satánicos y los vuelos de las brujas, y para demostrarlo no presentaron nunca la prueba más obvia (una auténtica Escoba Voladora No Identificada), sino que se dedicaron a quemar en la hoguera a miles de personas. Era el gran público quien no creía en las ideas de Harvey y eran ellos mismos quienes negaban el vuelo a los aparatos más pesados que el aire. En fin, las víctimas (Galileo, Harvey y los Wright) fueron los científicos y no lo contrario.

INVERSIÓN DE VALORES

Pero, ¿por qué se ha dado esta inversión de valores? La respuesta es simple: los cultores de estas disciplinas llegan al gran público a través de la TV, la radio y los medios gráficos. De esa manera los falsos científicos tienen allanado el camino. Aunado a la irresponsabilidad de los medios electrónicos que explotan el raiting del dislate, está la ineficacia de una educación que no logra estimular el desarrollo del pensamiento crítico. El interés popular por lo oculto se ha intensificado notablemente en los últimos años. Son muchos los que hoy, en todos los estratos sociales, están deseosos de aceptar, sin crítica, explicaciones que atribuyen causas paranormales a fenómenos poco comprendidos o imperfectamente percibidos. Lo anterior se debe, además de las razones ya expuestas, a que la Ciencia no tiene todas las respuestas. La Ciencia no es magia. El mismo Asimov escribió: “Examinad fragmentos de pseudociencia y encontraréis un manto de protección, un pulgar que chupar, unas faldas a las que agarrarse; ¿y qué ofrecemos nosotros a cambio? ¡Incertidumbre! ¡Inseguridad!”

Los seguidores de las pseudociencias son como niños que desconocen y por eso le temen al mundo.

No obstante, la Ciencia no tiene miedo de estar equivocada, pues el sólo hecho de saber que esto pueda ocurrir implica más conocimiento. Esto no ocurre con los ufólogos creyentes, pues de aceptar que están equivocados, y que no estamos siendo visitados por seres de otros planetas, se les derrumbaría su mundo.

Los ufólogos crédulos no han podido, después de casi 50 años, dar una demostración convincente de la existencia de esas naves. Todo lo que han hecho es reunir “pruebas” (reportes, fotografías, videos) para reafirmar una “hipótesis” previa (que ni siquiera es una hipótesis desde el punto de vista científico) que se tiene y en la que se cree. No hay nada de ciencia en esto. Para que exista una literatura ufológica no es necesario la existencia de nada objetivo. La literatura ha crecido al margen de los hechos reales.

LOS DISCÍPULOS DE GOEBBELS

La Ciencia no se apoya en el poder; sí pueden hacerlo algunos científicos. Pero esto no se puede comparar, ya que sería como afirmar que la conducta humana de los científicos es la misma que la de la Ciencia, es decir, estaríamos igualando la esencia de una ley con su aplicación. La Ciencia no necesita apoyarse en el poder, pues el conocimiento comprobado es aplicación efectiva y eso en sí es el poder. En cambio, quien no pueda mostrar la efectividad de lo que afirma, necesita apoyarse en cualquier poder. En ésta época tales personas se apoyan en la comunicación.

Ya hace algunos años Goebbles, ministro de propaganda nazi, había comprendido lo anterior y en su momento declaro: “Transmite tres veces por un medio masivo de comunicación el disparate más grande y la mayoría de la gente te lo creerá; hazlo cinco veces y tú mismo lo creerás”.

El pueblo mexicano había sido impermeable al fenómeno OVNI (encuestas en las décadas de los 50, 60, 70 y 80 mostraban porcentajes del 5 hasta un máximo del 23% de creencia en la existencia de los OVNIs). No fue sino hasta que el tema se trató masivamente en la televisión, que se invirtieron los valores.

En general los ufólogos mezclan ideología, falsedad, desinformación, hormonas y deseos en un coctel indigesto y nocivo, que llevado a su límite implica el colapso del juicio crítico y del pensamiento racional, y deja a sus adeptos inermes ante las afirmaciones más peregrinas de estos charlatanes. La mentalidad del ufólogo crédulo pareciera incapaz de trascender una racionalización antinómica. No hay razonamientos sino pasiones, que se traducen en parcialidad ideológica expresa en la negativa de aceptar las leyes de la naturaleza.

La ideología de los ufólogos creyentes se traduce en enunciados existenciales del tipo “existen los OVNIs”, “hay vida en otros planetas”, etc. No podemos negar este tipo de afirmaciones; pero no poder negarlo no es igual a haber demostrado la existencia de lo que se afirma. No podemos negar la afirmación “existe vida extraterrestre” simplemente porque no poseemos medio alguno para explorar la totalidad del universo, pero eso no avala la destinación de fondos a un “Comité de Prorecepción de Bichos Macrocéfalos Intergalácticos” sin tener la mínima prueba de su existencia.

En tanto y en cuanto no se halle un nuevo sistema para resolver problemas y, de este modo, tomar decisiones adecuadas, el sistema actual (El Método Científico) es válido.

LA CARGA DE LA PRUEBA

Es responsabilidad de quien lanza una afirmación el demostrarla. Mientras más fantástica sea ésta, las pruebas deberán ser más impresionantes. Los ufólogos afirman que estamos siendo visitados por seres extraterrestres sin aportar ninguna prueba. Las fotografías y videos son anecdóticos, pues nadie nos puede asegurar que no se captó un globo, un avión, algún objeto astronómico, un fenómeno geofísico, o más aún, que no fueron trucadas.

Estos charlatanes lanzan al aire sus afirmaciones y tan campantes piden que se les demuestre que no son ciertas. Invierten la carga de la prueba: no es necesario mostrar ningún resultado y son las disciplinas científicas las que deben demostrar que esas afirmaciones no tienen validez.

La Ciencia hace también algunas afirmaciones impresionantes, como que toda la información hereditaria está codificada en una sola molécula, el ADN, pero a diferencia de los ufólogos charlatanes, los científicos sí presentan pruebas y demuestran sus argumentos.

Las pseudociencias se han convertido en un gran negocio que explota la credulidad pública, al mismo tiempo que pone en peligro la salud y el bienestar de la gente y aún de naciones enteras y predispone a la población contra la Ciencia. Hay gente que ha muerto innecesariamente como resultado de la lectura de libros que recomiendan dietas naturistas y falsos tratamientos médicos. Las necedades de Hitler arraigaron en la mente del pueblo alemán gracias a fantásticas teorías antropológicas. Durante los últimos años muchos niños se han visto gravemente perturbados por la lectura de libros y la visión de películas sobre posesión de demonios y abducciones. Madres sicóticos han asesinado a sus hijos en el intento de exorcizar al diablo. Las pseudociencias no son inofensivas. El costo de su proliferación es realmente incalculable. Una concepción irracional del universo puede tener consecuencias trágicas.

En vista de lo anterior ¿deberíamos prohibir la publicación de esa basura? La respuesta es no. Todo mundo tiene derecho a soñar, no importa cómo, quitar ese derecho equivaldría a cortar de un tajo las libertades individuales. Nadie debe suprimir esos libros y documentales baladíes; pero aquellos que conocen y respetan la Ciencia tienen derecho a sentirse moralmente ofendidos.

LA ALTERNATIVA RACIONAL

Ante el cúmulo de disciplinas irracionales contrarias al conocimiento científico, quienes se dedican a la Ciencia tienen dos caminos: ignorar lo que ocurre (que ha sido la vía adoptada hasta hoy) o trabajar para desenmascarar a los farsantes y charlatanes. Hay quienes consideran que las pseudociencias se refutan solas. Desgraciadamente no es así; los consultorios de astrólogos y lectores de café desbordan de clientes; las azoteas se ven repletas de muchachos sin quehacer, con cámara de video en mano; y los medios de comunicación dan cabida a los anuncios y artículos más descabellados. Este nuevo florecimiento de las pseudociencias parece obedecer a cierta hambre de noticias científicas sensacionalistas por parte de un público crédulo. A la gente le gusta los buenos cuentos de misterios sin resolver.

A este respecto Philip Klass ha dicho:

“Los malos ufólogos son los más populares, puesto que todos los casos que ‘investigan’ son –para ellos- inexplicables y, por lo tanto, pueden comercializarse fácilmente en los medios de comunicación. Los buenos ufólogos encuentran una explicación que convierte el caso en algo sin atractivo comercial, dado lo cual, es muy difícil que se publique, quedando ellos y su trabajo en el anonimato”.

Pero no olvidemos que a la gente también le gustan los misterios elegantemente resueltos, y como ejemplo están las obras de Conan Doyle y Agata Christi.

Existen muchas personas que no son escépticas porque sólo conocen la versión fácil y amañada de los ufólogos charlatanes. Si se les dan argumentos y alternativas racionales pueden reafirmar su convicción crítica.

A pesar de todo, el fenómeno OVNI es un buen desafío intelectual en la medida en que el investigador debe tener la capacidad y los conocimientos necesarios para descubrir con qué se está confundiendo el observador o de qué manera falsificó la información. El investigador debe tener, además, el don de poder redactar un informe atractivo para el lector. El principal desafío de los ufólogos del futuro será invertir los valores actuales y hacer que la Ciencia, en el campo de la ufología, retome el lugar que nunca debió haber perdido.

lunes, diciembre 05, 2005

¿Y tú qué @#!* sabes de mecánica cuántica?


Salió el número 85 de la revista ¿Cómo ves?

El artículo de portada está dedicado a la gripe aviar. Miguel Ángel Cevallos explica en qué consiste, cuál es su origen y qué medidas se están tomando para evitar su propagación.

En su artículo Un elegido de los dioses Juan Tonda Mazón muestra su admiración por José de la Herrán, quien recientemente recibió el premio Universidad Nacional 2005.

Horacio García Fernández escribe sobre la juventud de Julio Verne.

Aparece también el cuento ganador del concurso –organizado por la UNAM- “Cuentos de Ciencia Ficción Año Internacional de la Física 2005” en la categoría de jóvenes estudiantes.

Ahora pasemos a lo que motivo que escribiera estas líneas. En este número de ¿Cómo ves? hay tres trabajos en los que se hace una crítica a la pseudociencia.

Estrella Burgos, en el editorial, nos dice que para evitar que nos den gato por liebre es importante estar bien informados. Se ha pretendido utilizar la mecánica cuántica “en ámbitos muy alejados de la ciencia: desde extrañas ‘curaciones’ hasta para que manejemos nuestro destino, como lo plantea una película de reciente exhibición”.

Sergio de Régules, Martín Bonfíl y José Manuel García Ortega analizan las ideas que se presentan en la película What the bleep do we know? (¿Y tú que @#!* sabes?).

En su columna Ojos de mosca Martín Bonfíl escribe sobre el pensamiento esperanzado o deseoso. Este pensamiento consiste en creer que para hacer realidad algo es suficiente con desearlo intensamente. “La experiencia nos demuestra que los deseos no se cumplen por arte de magia, sino sólo como fruto de la planeación, el trabajo, el desarrollo de habilidades y sí, a veces, de una favorable combinación de circunstancias fortuitas. A veces la casualidad nos favorece... pero precisamente por casualidad, no porque lo hayamos deseado.”

José Manuel García hace una reseña de este documental. “La idea central de la cinta parte de una noción malentendida de la física cuántica: que la realidad es un concepto meramente relativo, porque las partículas subatómicas sólo existen en tanto son observadas. Entonces, dado que nuestra mente es quien lleva a cabo dichas funciones de observación, estaríamos en posibilidad de ‘escoger’ entre diferentes posibilidades de realidad; es decir, que podemos crear nuestra propia realidad a través de la conciencia –y de paso prescindir de fármacos contra la ansiedad-. Muy interesante, pero no es mucho más de lo que recomiendan la mayor parte de los libros de superación personal: adopta nuevas perspectivas, redefine objetivos y échale ganas.”

Para demostrar que sólo vemos lo que conocemos se afirma que, al estar más allá de su conocimiento, los indígenas americanos no pudieron ver las naves de Colón cuando aparecieron en el horizonte. José Manuel escribe: “...cabría preguntar de dónde sacó esta señora semejante información, pues en ninguna fuente histórica hay registro de ella. Un típico ejemplo de cómo una ocurrencia personal es presentada como hecho, apoyándose nada más en el consabido ‘cuentan que...’ o ‘es sabido que...’”

En la cinta aparece un tal Dr. Emoto, quien toma fotografías de cristales de agua congelada. Afirma que si en los frascos de agua se colocan etiquetas con palabras amables, entonces al congelarse el agua se formarán cristales con patrones armónicos; en cambio, si las etiquetas tienen escritas palabras negativas, los patrones carecerán de armonía. “Si la mente puede hacer eso con el agua, imagine lo que puede hacer con nosotros” le comentan a la protagonista. José Manuel escribe que el Dr. Emoto hasta ahora no ha aceptado el desafío del millón de dólares de James Randi.

Así, a lo largo de este filme “se presentan conceptos pseudocientíficos, en el sentido de que se ‘venden’ envueltos en terminología científica para darles credibilidad y aprovechar el prestigio popular –aunque irreflexivo- de la ciencia.”

“Antaño, cuando algo no se entendía, se les achacaba a los dioses. Hoy los gurús del new age invocan a la física cuántica para justificar toda clase de afirmaciones insólitas sin molestarse en demostrarlas. Pero los gurús están mal informados: la física cuántica no es lo que ellos creen”. Se lee al inicio del artículo Cháchara cuántica y física cuántica.

Sergio de Régules se puso a investigar de dónde sacaron los creadores de la película “la peregrina idea de que la mecánica cuántica sirve para curar la diabetes y darle rumbo a la existencia”.

Para Sergio de Régules todo comenzó con el libro El tao de la física del físico y místico austriaco Fritjof Capra. De esta obra algunos sacaron dos conclusiones: “que la ciencia moderna explicaba y daba sustento a la religión, por lo menos a las de oriente” y que “¡el electrón no tiene propiedades independientes de nuestra conciencia!”

Sin embargo, Werner Heisenberg escribió que: “en definitiva, la teoría cuántica no contiene elementos subjetivos genuinos, no introduce la mente del físico como parte del acontecimiento atómico”.

Sergio continúa: “Sospecho que los gurús del new age que hoy apelan a la mecánica cuántica para justificar sus doctrinas tomaron de Capra lo que saben (es un decir) de esta parte de la física. He aquí el clásico argumento new age: la física cuántica ha demostrado que la mente crea la realidad, por lo tanto tú puedes crear tu propia realidad conscientemente. De ahí deduce Deepak Chopra, principal exponente de la ‘medicina cuántica’, que estar enfermo es una decisión, y por lo tanto estar sano también (Chopra va más lejos: en su opinión, podemos dejar de envejecer por nuestra propia voluntad. Ya veremos en unos años si Chopra predica con el ejemplo)”

¿Qué sucede cuando las religiones (o las creencias mágicas) tratan de justificarse apelando a la ciencia? Sergio nos da su opinión.

¿Nuestras creencias construyen la realidad? Sergio dice que la cuántica no es como la pintan: “aunque los fundadores de la mecánica cuántica hicieron mucha alharaca con el ‘observador’ hoy la mayoría de los físicos concuerdan en que el observador es simplemente el resto del universo (...) La mecánica cuántica no necesita la conciencia. Ni modo.”

Pero ¿no son científicos los que aparecen en la cinta? Sergio explica dos cosas: que recurrir a credenciales para tratar de convencer es una falacia conocida como “argumento de autoridad”, y la importancia del consenso en la ciencia: lo que no es consenso es simple opinión y no cuenta (por encumbrado que sea el personaje que nos da su opinión).

Un número que resultará interesante para todos aquellos que han visto la cinta y se han preguntado “¿será?”.

Y si después de leer este número alguien desea más información acerca de lo que se afirma en este engañoso documental puede consultar los libros Fraudes Paranormales de James Randi (Editorial Tikal) y Ciencia o Vudú de Robert L. Park (Editorial Grijalbo).

viernes, diciembre 02, 2005

¿Y qué tal que Dios no fuera malo sino torpe?


En la cuarta parte del Discurso del método René Descartes se ocupa de probar la existencia de Dios y del alma humana.

Explica la forma en que llega al primer principio de su filosofía:

(Pensé que debía) rechazar como absolutamente falso todo aquello en que pudiera imaginar la menor duda, con el fin de ver si, después de hecho esto, no quedaría en mi creencia algo que fuera enteramente indudable. Así, puesto que los sentidos nos engañan, a las veces, quise suponer que no hay cosa alguna que sea tal y como ellos nos la presentan en la imaginación; y puesto que hay hombres que yerran al razonar, aun acerca de los más simples asuntos de geometría, y cometen paralogismos, juzgué que yo estaba tan expuesto al error como otro cualquiera, y rechacé como falsas todas las razones que anteriormente había tenido por demostrativas; y, en fin, considerando que todos los pensamientos que nos vienen estando despiertos pueden también ocurrírsenos durante el sueño, sin que ninguno entonces sea verdadero, resolví fingir que todas las cosas, que hasta entonces habían entrado a mi espíritu, no eran más verdaderas que las ilusiones de mis sueños. Pero advertí luego que, queriendo yo pensar, de esa suerte, que todo es falso, era necesario que yo, que lo pensaba, fuese alguna cosa; y observando que esta verdad: ‘yo pienso, luego soy’, era tan firme y segura que las más extravagantes suposiciones de los escépticos no son capaces de conmoverla, juzgué que podía recibirla sin escrúpulo, como el primer principio de la filosofía que andaba buscando.

A continuación reflexiona sobre lo que es. Afirma que puede fingir que carece de cuerpo, pero que no es posible, al mismo tiempo, pensar y fingir que no se existe; concluye entonces que es una sustancia cuya esencia y naturaleza toda es pensar, de suerte que este yo, es decir, el alma, por la cual yo soy lo que soy, es enteramente distinta del cuerpo y hasta más fácil de conocer que éste y, aunque el cuerpo no fuese, el alma no dejaría de ser cuanto es.

La duda sobre la certeza de las proposiciones le hace concluir que es imperfecto: puesto que yo dudaba, no era mi ser enteramente perfecto, pues veía claramente que hay más perfección en conocer que en dudar.

El reconocimiento de su imperfección le lleva directamente al Ser Supremo:

...y se me ocurrió entonces indagar por dónde había yo aprendido a pensar en algo más perfecto que yo; y conocí evidentemente que debía ser por alguna naturaleza que fuese efectivamente más perfecta (...) era cosa manifiestamente imposible que la tal idea procediese de la nada; y como no hay menor repugnancia en pensar que lo más perfecto sea consecuencia y dependencia de lo menos perfecto, que en pensar que de nada provenga algo, no podía tampoco proceder de mí mismo; de suerte que sólo quedaba que hubiese sido puesta en mí por una naturaleza verdaderamente más perfecta que yo soy, y poseedora inclusive de todas las perfecciones de que yo pudiera tener idea; esto es, para explicarlo en una palabra, Dios.

El siguiente paso de Descartes consiste en pensar en los atributos de Dios: para conocer la naturaleza de Dios hasta donde la mía es capaz de conocerla, bastábame considerar todas las cosas de que hallara en mí mismo alguna idea y ver si era o no perfección el poseerlas; y estaba seguro de que ninguna de las que indicaban alguna imperfección está en Dios, pero todas las demás sí están en él...

Para el autor del Discurso son menos seguras las cosas que conocemos mediante nuestros sentidos (como las estrellas) que Dios, ¿por qué? Porque nuestros sentidos pueden engañarnos, en cambio, las ideas metafísicas provienen de la razón.

Tenemos entonces que René Descartes considera que tan cierto es por lo menos, que Dios, que es ese ser perfecto, es o existe, como lo pueda ser una demostración de geometría.

Pero ¿qué tipo de Dios nos muestran los “textos sagrados”? Dios nos habla de sí mismo en sus revelaciones, es así como podemos comparar las ideas que tenemos acerca del Altísimo con lo que él mismo nos expresa. ¿Realmente es tan perfecto como pensaba Descartes?

Veamos el Génesis. En el capítulo seis leemos:

Versículo 5: Y vió Jehová que la malicia de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.
Versículo 6: Y arrepintióse Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y pesóle en su corazón.
Versículo 7: Y dijo Jehová: Rearé los hombres que he criado de sobre la faz de la tierra, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo: porque me arrepiento de haberlos hecho.

¿Arrepentimiento? Los seres humanos somos imperfectos y por ello nos arrepentimos. ¿Pueden coexistir en un mismo ser la perfección y el arrepentimiento? ¿Un Dios perfecto podría crear seres imperfectos? Podemos dar respuesta afirmativa a la última cuestión, si fuésemos perfectos seríamos similares a la deidad, un dios que no deseara crearse competencia produciría seres imperfectos, pero lo haría con pleno conocimiento de causa; el arrepentimiento muestra que las cosas no le salieron como deseaba.

Al menos puede ser tranquilizador pensar que es posible que los males que Dios causa a la humanidad no se deben a que haya maldad en su corazón sino a su torpeza.

Entonces las preguntas acuden a nosotros. Si partimos del hecho de que Dios no es malo sino torpe ¿a qué conclusiones podemos llegar?, ¿qué tipo de teología se podría construir? Pues no lo sé pero hay escritores que se han ocupado de la imperfección del dueño del universo, he aquí un ejemplo.

En Muertos Incómodos (Editorial Joaquín Mortiz) Paco Ignacio Taibo II y el Subcomandante Marcos escriben sobre una de las torpezas de Dios.

A veces como que también el Dios se equivoca. Es lo que reflexiona un zapatista cuando llega al monstruo, es decir, a la Ciudad de México. Ya es de noche y él continúa su recorrido por las calles (anda en comisión de investigación), es cuando lo detienen los judiciales.

Y entonces que me dicen que quién soy, que qué ando haciendo, que me caiga con lo que traigo y otras cosas que no muy entendí porque hablan muy otro esos judiciales. Y entonces ya me querían subir a la patrulla, pero que se acerca una muchacha con una falda bien rabona y una blusita, que sea que estaba bien encuerada y hacía mucho frío. Y entonces la muchacha los habló a los judiciales y ya me dejaron ir ya. Y entonces la muchacha se me acercó y se puso a platicar conmigo y me dijo que se llama Magdalena. Y entonces me preguntó que de onde era yo porque hablaba muy otro. Y entonces yo, como vi que es buena gente porque me espantó a los judiciales, le dije que de Chiapas. Y entonces ella me preguntó si era yo zapatista. Y entonces yo le dije que no conozco qué cosa es zapatista. Y entonces ella dijo que claro se veía que yo sí era zapatista, porque los zapatistas no andan diciendo que son zapatistas. Y entonces ella me dijo que ella había estado en el Frente Zapatista de Liberación Nacional, que sea el FZLN, pero que no muy le daba tiempo de ir a las reuniones. Y entonces ella me dijo que no es una ella sino un él. Y entonces, como muy no le entendí, ella se levantó la falda y ahí se miró su ése-cómo-se-llama haciendo bulto en su calzón. Y entonces yo le pregunté que cómo era que es un él y se viste como una ella. Y entonces ella o él me contó que es mujer pero tiene cuerpo de hombre. Y entonces me invitó a su cuartito, que porque no había clientes, dijo. Y entonces en su cuartito me contó todo y que ella o sea él quiere ahorrar su dinerito para operarse el cuerpo de hombre y hacerlo cuerpo de mujer y que por eso estaba taloneando. Y entonces yo no muy entendí qué cosa es “taloneando” y ya me explicó. Y entonces se quedó dormida. Y entonces yo me acomodé en un rincón con mi chamarra y una cobija de la Magdalena que me emprestó. Y no dormí porque estuve pensando que a veces el Dios también se equivoca, porque a la Magdalena, que es mujer, la puso en cuerpo de hombre.

A la mañana siguiente toman café y platican de la lucha zapatista, Magdalena le dice que puede quedarse en el cuarto el tiempo que desee.

Y entonces yo le di las gracias y aluego salí y le compré un su ramo de rosas rojas y se lo di y le dije que cuando gánemos la guerra íbamos a poner un hospital para enderezar todo lo que le había salido chueco al Dios. Y entonces ella se puso a chillar, que sea porque nunca le habían dado flores, creo. Y entonces un buen rato estuvo chillando. Y entonces aluego se fue a talonear. Y entonces yo me fui a buscar su trabajadero del Belascoarán.